miércoles, 28 de abril de 2010

Los últimos dos "Milán" sobre la faz de la Tierra

Si yo hubiera sido algún personaje de cuento, seguramente me habría tocado ser Grethel (de "Hansel y Grethel") por despistada y golosa (adoro las golosinas, principalmente los chocolates).
Ay, esta debilidad mía de no poder resistirme a la tentación de un chocolate, de sucumbir fácilmente ante sus dulces encantos, me llevó a protagonizar la historia que hoy les cuento y que me llena de remordimientos... snif, snif...
Hace tres años (2007) mi querida Mau (mi hija mayor) dejó en la mesa del comedor dos barritas de chocolate "Milán" (de la Gallito). Pasaron dos o tres días y aquel par de barritas envueltas en papel dorado me hacían guiños que no podía pasar por alto.
Finalmente, convencida de que podía reponer en cualquier momento aquel par de golosinas y aprovechando que estaba sola en casa, tomé la primer tableta entre las manos y la despojé de su brillante envoltorio. Como si de una adicta se tratara (en realidad se trataba de una adicta) me la llevé a la boca con prisa y dejé que mis papilas gustativas brincaran de felicidad al contacto con su dulce sabor. Mmmmmmmmmmmmmmmmm bocado de los dioses... en menos de un minuto la había hecho desaparecer y, antes de engullir el último bocado, ya mis manos se habían encargado de quitarle el envoltorio a la segunda barrita. Ésta desapareció también como por arte de magia.
Unos días después, mi Mau me preguntó por las barritas. Y yo no tuve más remedio que reconocer que me las había comido, pero le ofrecí reponérselas en ese instante. Le dije que le daría dinero para que las comprara en alguna tienda de nuestra colonia. Entonces mi Mau me contó que ese par de chocolatitos los había comprado en una tiendecita de una colonia cerca de Montserrat, que eran las dos últimas barritas Milán que tenían allí. Que incluso como no llevaba dinero, la tía de su amiga Gaby le había prestado para comprarlas... que en ninguna tienda de la colonia las vendían. Y que tampoco me molestara por buscar en el supermercado, por la casa de mi mamá, mi trabajo o cualquier otro lugar a donde fuera... nunca más había vuelto a verlas.
Desde entonces, me he dado a la tarea de buscar en cualquier tienda por donde pase. Llevo tres años sin poder encontrar ni media barrita y, por supuesto, el peso de mi culpa cada día es más grande al comprobar que me comí las dos últimas barritas Milán sobre la faz de la Tierra.

p.d.
Si alguien de Guatemala sabe dónde venden, por favor cómpreme las que pueda, yo se las pago, voy a donde me digan con tal de reponérselas a la Mau y, si fuera posible, de volverle a dar a mi paladar una probadita de los famosos chocolates.

15 comentarios:

Nancy dijo...

¡Volví! y espero que esta vez sea ininterrumpidamente.
Gracias mil por todos sus mensajes, a partir de mañana empezaré a peregrinar por sus blogs para volver a ponerme al día.
Gracias por esperarme, por alentarme, por traerme de vuelta.
Apapachos para todos.

LadyMarian dijo...

Volviste!!!!! Qué bueno!!!
No quería presionarte porque a los blogs hay que dedicarse cuando se tienen ganas. Sin embargo te iba a mandar un mail para asegurarme de que estuvieras bien.

No sabés cómo te comprendo!! Yo no puedo tener golosinas en casa porque me las como. Cuando quiero algo dulce bajo especialmente a alguno de los kioskos que me rodean y compro la cantidad necesaria porque sé que no voy a guardar nada para más tarde.

Estoy contentísima de verte otra vez por acá!!
Besotes

Balamgo dijo...

Bienvenida¡
Me alegro mucho verte por aquí otra vez.Es un gran placer, poder contemplar tus entrañables personajes de nuevo.
La historia es muy conmovedora, es una preciosidad.
Un abrazo.

Any dijo...

Bueno las barritas duraron 2 o 3 días sobre la mesa, hiciste tu mejor esfuerzo. Conmigo hubieran durando 3 minutos ja!
No sé que es el chocolate milan, si me explicas como es puedo fijarme si hay algo parecido por aca y mandarte; no se en que estado llegaría, bien creo, me han mandado chocolate de Francia y llegó bárbaro.

Que bueno que estés aqui de nuevo! Te extrañamos! No teníamos a quien mandarle apapachos jajajaj!
besos!

Prado dijo...

al menos esas dos últimas barras, se las comió alguien que las disfrutó con todo. Fuera culpa, una accidente nos pasa a cualquiera. Ja! un abrazo.

DIANA dijo...

Nancy!

que gusto ver que has vuelto por aqui...
y veo renovado tu blog, he?

Oye...como puedo poner el gadget de los comentarios y post en mi blog?
anda, pasame el codigo si?

Es un placer leerte, soy adicta al chocolate, y ni siquiera puedo hablar de alguno favorito...

Besos!!

maria jose moreno dijo...

Mi querida Nancy, te extrañé durante este tiempo que se me hizo eterno. Me alegra leerte y ver tus encantadores dibujos y espero no volverte a perder. Bienvenida guapisima.
Besos

Mariela Torres dijo...

No es tu culpa, no sabías, además no te las comiste enseguida.

Espero que las encuentres pronto,los blog también ayudan para eso.

Besos.

Ana Patricia dijo...

ehhhhh, qué bueno que ya estés de regreso. Aquí, una fiel lectora de tus historias citadinas. abrazos

Patricia Cortez dijo...

Lo siento Nancy, ese era un chocolate tipo "dark" de la gallito, y , si acaso encontrás alguno en algún estanquillo, serán pasados,ya no los hacen.
pero los Carlos V de contrabando tienen el mismo sabor, al menos algo...

Patricia Cortez dijo...

ahhh, te encontré este Link, no sabía que eran ticos
http://www.almacenelgallito.com/index.php?l=product_list&c=8

Abi E. dijo...

Hola Nancy, no conozco esa marca de chocolate, pero estando en mi vista no hubieran durado ni un segundo.

Un beso
el lio de Abi

Quien Sabe... dijo...

Que horror! Comerte el chocolate de la niña :p... Yo por eso si compraba algo me lo comia antes de llegar a casa, es que somos 4 y todas adictas al chocolate y si no me alcanzaba para compartirlo pues me lo comia antes jajajaja... ¡Que horror! ¡Soy la peor!... Mandame una foto de como es ese chocolate a ver si por aquí los hay y si hay te envio alguno.

Un beso y genial tenerte de vuelta

Luisa Arellano dijo...

¡¡Has vuelto, Nancy!! Apenas entro en internet ahora, pero siempre echaba de menos tus historias, tus dibujitos, tu cariño y....¡tus apapachosssssssssss!

Con lo del chocolate te entiendo ¿eh? yo no soy golosa, pero el chocolate negro está ummmmmmmmmmmmmm!! qué rico!

Nos leemos, preciosa.
Besos.

Alexxx dijo...

Que bueno saber de ti otra vez!! Bienvenida
Ve pues a mi como ni me gustan los chocolates ni les pongo atencion de cuales son :P