viernes, 12 de diciembre de 2008

Fenómenos inexplicables

Como les contaba el viernes pasado, en mi colonia pasan cosas inexplicables. Muchas de ellas con aparatos eléctricos que no están conectados. Estos fenómenos yo los atribuía a situaciones físicas, algo así como aquellos lugares en donde no funcionan las leyes de la gravedad. Si bien en mi familia hay personas que han vivido experiencias inexplicables, que poco a poco iré contando, yo realmente era escéptica hasta que llegué a vivir a esa colonia. Empecé a sentir y a pensar que lo que ocurría en mi casa no era normal casi desde el principio. Han pasado tantas cosas extrañas que no sabría por dónde empezar. Sonidos y olores extraños No recuerdo cuándo fue la primera vez que me asusté, la primera vez que vi o escuché algo extraño.
Recuerdo, sí, que siempre que planchaba escuchaba una especie de “cuchicheo” a mis pies. Obviamente no había nada y yo lo atribuía a un extraño “eco” que hace que a veces los sonidos de los vecinos entren en la casa y no podamos ni escuchar lo que hablamos dentro. Es decir, ha habido también muchos fenómenos acústicos extraños. También hemos experimentado fenómenos “olfativos”. Es decir, muchas veces la casa o la calle se llena de un aroma delicioso, como de flores, pero es difícil explicar qué tipo de perfume es. Esto viene acompañado de una sensación muy plácida. Otras veces, quizá menos frecuentes, la casa se ha llenado de olores nauseabundos pasajeros (ojo que no son gases, jajaja). Como de cosas en estado de putrefacción.

Lo peor que me pasó en ese sentido fue un día en que me arreglaba para salir. Tomé un frasco de perfume Paloma Picasso y al presionar el atomizador no salió el delicioso aroma que tanto me gustaba sino una hedentina espantosa, tanto, que mi ex me preguntó ¿Qué le echaste a esa cosa? Nunca nos lo pudimos explicar. El tufo salió de ese frasco, pero en mi cuello (que fue donde lo apliqué) no quedó rastro ni del perfume, ni del hedor. Volví a usar el perfume, no sin cierta desconfianza, pero no volvió a suceder ese desagradable incidente. Por supuesto que nunca volví a comprar esa marca.
Sombras y otras imágenes A los pocos meses de vivir en esa casa mi ex me dijo un día, muy asustado, que había visto pasar una sombra. Le creí porque yo también la había visto, e incluso “escuchado”, y no había nadie más en aquella casa. Estas “imágenes” no eran tan frecuentes, pero sí muy contundentes (hablo en pasado pues no les he visto hace tiempo). Nunca hablábamos con las niñas de esas cosas para no sugestionarlas ni asustarlas. A todo esto, yo atribuía estos fenómenos a la mala relación con mi ex. Así que pensaba que era un fenómeno visual que se debía quizá a la acumulación de energía negativa. Al divorciarnos los fenómenos siguieron apareciendo, generalmente por las noches. Era frecuente que mi nena pequeña viniera a dormir conmigo porque “tenía miedo”, aunque no sabía de qué. Una noche, mientras dormíamos juntas, algo me despertó. Volteé a ver hacia su lado y allí justo junto a mi nena, flotaba una figura de un color opaco que tenía una forma más o menos humanoide. Me asusté mucho, y cuando me incorporé para ver mejor, desapareció. Otra noche, mientras dormía, volví a sentir algo extraño y vi sobre mí unas cinco o seis figuras redondas que flotaban y giraban violentamente. Esa vez no pude contener el grito y creo que desperté a media humanidad. Mi ex, que vivía en la casa de al lado, me llamó preguntando lo sucedido. Podría seguir poniendo ejemplos, pero temo aburrirlos. Sólo les diré que un día fui a la casa de mi amiga Claudia N. y casualmente había allí una mujer de esas que hace limpias en las casas. Como dentro de mi escepticismo no encontraba explicaciones lógicas a esas situaciones, le comenté lo que estaba pasando. Le dije que la noche anterior yo estaba muy mal porque había tenido que despedir a una persona y eso me tenía mal. Por la noche, mientras lloraba, vi pasar esa figura que flotaba y me enojé tanto que le grité palabrotas muy feas para que se fuera. - No lo hubiera hecho, me dijo ella. No hay que enojarlos, hay que hablarles y pedirles por las buenas que se vayan. Yo le dije que lo hice sin pensar pero que había funcionado porque la figura desapareció. En ese momento, ante la mirada atónita de mi interlocutora y otras dos o tres mujeres más que participaban de la charla, varios CD que estaban en un mueble ubicado a mis espaldas salieron volando con fuerza y cayeron al suelo. -¿Cómo se explica eso?, me preguntó esa mujer. - No lo sé, quizá vibró mucho la bocina, dije, sin creer en mis palabras pues eran ilógicas. - Lo que pasa, agregó, es que “ellos” vinieron con usted.

24 comentarios:

Patricia Cortez dijo...

ayyyy nancy, hoy si que no lo hubiera leído.
en esta casa no pasa nada nunca, pero donde vivía antes, en la zona 1, siempre habían pasos en el techo. pero nos cuidaban, había mucha paz en esa casa, aún así no me gustaba quedarme sola
que bien que tuviste tiempo ahora

Cristian Mejía dijo...

Lo mis que Patricia, ayyyy! Nancy, esa "historia citadina" esta de mechó, en la casa donde viviamos de chicos mi mamá era la única que sentia algo parecido, miraba sombras y todo ese rollo, un día llega mi abuela y salio gritando porque según ella se habia contagiado de las mismas visiones que mi mamá. No queda mas que encomendarse a los santos. Saludos y gracias por compartir.

Alexxx dijo...

la ultima parte no me gusto, en la que te dijo la señora "vienen por usted" que mello!!

el VERDE !!! dijo...

qué te diré... es cierto, estas presencias desencarnadas nos siguen. Tuve un caso similar, "se me pegó" en el edificio de un mi ex chance (x la zona 1) y me siguió hasta Antigua.

Era un señor que se dejó manifestar durante la cena a la casa que me invitaron. Es sabio el concejo de hablarles por las buenas, la mayoría son personas que ni siquiera saben que están muertas.

Enrique dijo...

Estimada Nancy. Si tu dices que has visto, oido y olido cosas raras, no lo pongo en duda. Aunque parezca que las cosas que suceden no tienen explicación natural, esa no es razón para acudir a lo sobrenatural. Es enormemente más probable que se te estén escapando detalles claves para explicar lo que sucede, a que haya alguna fuerza sobrenatural rondando por allí.

Yo no iría a buscar sacerdotes ni excorcistas, tampoco me preocuparía que mi casa estuviera justo sobre una fosa común ni que alguien tenga malas vibras. Lo que haría es hacerlas de detective y empezar a ser muy observador. Examinar la escena cada vez que algo parezca moverse solo o hacer ruido. La observación aguda te debe dar luz sobre lo que sucede.

La otra cosa va en el plano psicológico. Si tu crees que hay algo presente que de un momento a otro se te va a aparecer, ten por seguro que lo vas a ver. Aunque sea una sombra común, le vas a ver forma de algo. La mente siempre está lista a jugarnos esa clase de trucos.

Estarás pensando que como no es a mí al que le suceden cosas, es muy fácil hablar. Pero de hecho una vez me pasó que el plato se me movió en la mesa. Claro que me asusté, pero encontré la explicación. Si de algo te sirve (talvez de inspiracion!) puedes leer la historia completa aquí.

En lo personal, debido a mi formación como físico, he llegado a no creer en nada de lo llamado sobrenatural. Acepto que hacy cosas que no puedo explicar, pero es debido a mi propia ignorancia y no al hecho de que la naturaleza decida romper sus propias reglas por un ratito para hacerme pasar un susto.

Te deseo lo mejor y encuentres lo que realmene está sucediendo.

Enrique dijo...

@el VERDE: Perdoname, pero eso no es más que alimentar temores y fantasías. Como se dice en buen chapín, le estás echándo más leña al fuego. Cómo que "personas que no saben que están muertas"?????? Eso es charlatanería de la más pura, creencias sin fundamento. Pero bueno, el que quiere ceer, que viva en miedo y el que no crea, se babosee a los demás. Pleno siglo 21 y todavía creemos en estas cosas... Mejor dediquemonos a la cacería de brujas!

PROSÓDICA dijo...

uy qué miedo!!... yo soy bien pelada y cuando me friegan con cosas como bajarle el volumen a la tele, cambiar de estación de radio, etc. le digo que dejen de molestar ya jajaj.

Vos gracias por seguirte pasando a comentar pese a que yo me he vuelto mera hermitaña por el chance. Se te agradece que no me olvides.

Abrazotes. Lindo la parte del dibujo de la cama :)

Lena dijo...

Nancy,

dime que te mudaste de esa casa. por favor...y si no lo has hecho, prometeme que lo harás...te lo ruego...es de día y estoy temblando de miedo después de leerte!

(gracias, qué dulces tus palabras...si encuentro mi varita mágica te la envío a la bella Guatemala para que espantes a los espantos!)

besitos

Nancy dijo...

Patricia es bonito que en una casa no pase nada, pero a la vez es interesante cuando sucede.

Cristian, a veces, es cierto, las "alucinaciones" podrían "contagiarse", quizá algo de eso también pase par acá.

No Alexxx, no dijo que venían por mí, sino conmigo. :)

Verde, ¿cuándo nos cuentas sobre ese personaje? Si no lo haces en tu blog, este espacio está a tus órdenes. Ya sabes que los viernes se reservan para estas historias.

Enrique, bienvenido. Por supuesto que siempre he querido encontrar la explicación lógica y científica a lo que aquí sucede. Si lees los posts de los viernes anteriores te darás cuenta de que he intentado no vincular los sucesos de mi casa con entidades del más allá (aunque a veces quizá pareciera que caigo en esa trampa). Leí tu historia y me pareció interesante, como buen científico desde el principio colocaste claves para descifrar el misterio y no lo fue tanto para tus lectores. Como mala científica no tengo esos elementos a mano y cuento las cosas como le ocurren a una persona sin formación física ni científica a la espera de aportes como el tuyo, o como el del resto de amigos que comentan.
No soy creyente. Vengo de una familia católica pero hace mil años que no practico mi religión de la que me divorcié, con autorización de un cura, desde antes de cumplir los 15 años. Sin embargo, si te das una vuelta por aquí el próximo viernes, les contaré qué fue lo que hizo que recurriera a un sacerdote, qué fue lo que me obligó a bendecir la casa.
Y bueno, creo que no está de más que te pida que moderes tus expresiones cuando hagas comentarios a mis invitados. Creo que los blogs pueden ser espacios en los que se construya la tolerancia, creo que todos tenemos el mismo derecho a manifestarnos. Pero la diferencia la hace la manera como nos tratemos.
Prosódica, qué bueno verte por aquí. Ni te preocupés si no visitas... aquí estamos siempre para cuando quieras darte una vuelta. ;)
Lena, no sabes cuánto me ha costado tener mi casita. No te preocupes que lo que he contado en los posts es casi pasado. Aunque siempre ocurren cosas raras, la frecuencia es cada vez menor. Y bueno, sigo pensando que eres un hada.

Miss Penny Lane dijo...

aaaaaaaaa........ soy una miedosa!!! hasta escalofríos me dieron al final!!!!
por acá también espantan mucho.... pero desde que soy niña no ha pasado nada. Supongo que en ese entonces yo era mucho más perceptiva.

vos! gracias por el regalito!!! me enkanto!!!!

Alfredo Vicente dijo...

Hola, Nancy.

Yo disfruto mucho este tipo de historias, sobretodo las de historiascitadinas, sin embargo, lo hago por pura ficción, como si leyera un libro de horror.

Digo esto, porque a la hora del análisis, pienso igual que Enrique. De hecho, estoy de acuerdo con él en sus dos comentarios.

Aunque no soy científico ni trabajo en un campo similar, me considero bastante escéptico en materias sobrenaturales. Antes era una persona que solía creer un montón de babosadas sin fundamento, pero ahora he llegado a aprender a apreciar también la ciencia, en que tanto ha trabajado la humanidad. No quiero decir que lo sepamos todo, pero sí que hay muchos fenómenos que hay que observarlos bien, objetivamente, como dice Enrique, antes de dejarnos llevar por las explicaciones más cómodas y rápidas(sobrenaturales). Además, hay que reconocer que el ser humano es por naturaleza muy supersticioso e interpretativo, por lo que hay muchos factores que hay que tomar en cuenta a la hora de ver estas cosas. Y por si esto fuera poco, cabe mencionar que está el factor "tiene su explicación lógica, pero aún no ha sido descubierta". Insito, no obstante, que tampoco podemos saberlo todo. Esto último que dije puede sonar contradictorio, pero me refiero a que si nos vamos a poner a creer que puede haber algo fuera de lo común, la mayoría de fenómenos que confundimos con fantasmas, monstruos, etc. son realmente falsos, al menos en un 99%.


En mi próximo comentario pondré un ejemplo de todo este mi rollo que escribí, para que se entienda mejor (espero).

Alfredo Vicente dijo...

Acá va mi ejemplo, con algo que me sucedió hace dos días, en mi casa:


Estaba yo en mi habitación, y me fui a bañar. Al salir del baño, vi a mi gato que empezó a aruñar un mueble. Yo le grité inmediatamente "¡Sssssshhhhhhhh shhhhhhh!", muy fuerte, para que dejara de hacerlo, y efectivamente me obedeció (yo ya sé que con este ruido él se detiene cuando hace algo malo). A los pocos segundos, escuché un "shhhhhhhhhh!" como el que yo había hecho, proveniente de mi armario (walk-in closet, mejor dicho), a unos 5 metros. De hecho, el gato dirigió su mirada hacia allí (el armario).

En ese momento me sorprendí, pero ahora que soy más escéptico pensé esto: "mmmm.. en vez de interpretarlo como que hay un fantasma en el armario o un ser extraño que me quiere molestarme etc. etc. voy a investigar primero". Efectivamente en el armario no había nadie. Volví a hacer "ssssssh!" y no pasó nada. Pero NO me conforme con esta búsqueda.

Miré por los alrededores de mi habitaicón, y nada. Luego, vi que en la sala estaba mi papá, que recién se estaba sentando en el sofá, y supuse que mi hermano había estado platicando con él en su carto (a la par del mío). Entré al cuarto de mi hermano, y él estaba con los audífonos puestos, jugando en su computadora.

Le tuve que gritar para que me oyera y me viera, y le pregunté:

"¿Escuchaste un shhhh shhhh hace un rato?"

Y me respondió: "no".

Siguió jugando. Luego le volví a preguntar "¿De verdad, es que escuché como que le hacían al gato shhh shhh shhh". Él, que estaba muy metido en su juego online, recapacitó y me dijo "mula, ese fuiste tú mismo" (le tuve que insistir para que se acordara, porque con mi primera interrupción no bastó, ya que estaba inmerso en el juego).

Así que le dije: "no, pero después de que yo hice shhhhh alguien me copió". Me dijo que "no", nuevamente, y siguió jugando (estaba bien "engasado").

Necio, yo, le dije de nuevo "puta, entonces quién fue, cuando yo dije shhhhhhhhhh shhhhh ¿tú no te pusiste a hacer shhh shh por casualidad?"

Ahí fue cuando me respondió, "ahhhh siii, puta porque lo hiciste bien fuerte y cabal papá estaba acá, y le pregunté que por qué hacías ese ruido, él me preguntó que cual, y yo le hice shhhhhhhhh shhh para mostrarle". Se quedó mirándome y me dijo "o que, pensabas que era un fantasma, que mula".

Ese es un claro ejemplo VERÍDICO de como cualquier detallito puede malinterpretarse. El hecho de que yo sinitera que el ruido provenía del armario es porque está en la misma dirección que el cuarto de mi hermano. Y eso de que mi gato se quedó vienod para allá no significa que se quedara viendo hacia el armario, directamente.

Todo se puede malinterpretar con subjetivismo, y no sólo eso, sino que además si nos conformamos con la primera (o incluso segunda) investigación que hacemos, no siempre encontramos la explicación real, hay que buscar más. INCLUSO insistiéndole a mi hermano, éste no se acordaba de algo que había hecho hace unos minutos, la gente olvida rápido. Imagínese, Nancy, si juntamos todos estos factores, fácilmente podemos asociar entonces cualquier fenómeno sobrenatural a algo que nos sucede y que no tiene (aparentemente) explicación inicial, o secundaria, o terciaria (hay que seguir intentando). Y este ejemplo es algo mínimo, imagínese con algo más grande, donde muchas gentes mezclan sus "visiones", etc, etc... un cóctel de locura sin lógica.

Espero que se haya entendido, la verdad disfruté escribiendo mis comentarios, saludos!!

Abril dijo...

Que bueno que lo lei al medio dia.
jajaja

No, ya fuera de eso, Nancy, de todo corazon te lo digo, encomenda tu casa a Dios.


Un abrazo grande.

el Kontra dijo...

Que grueso, pero tiene razón Enrique, hay que tener el ojo afilado y no dejarse espantar. Tampoco me gusto el final, eso que "vinieron con usted" puras babosadas.

Mucho ánimo maestrísima del Paint.

Soy un muerto dijo...

A todo esto, lo que yo creo es que Nancy es la que atrae los espantos, jejeje.

Leonel dijo...

Hola!
Excelente blog! Me encantan tus dibujitos... :o)
Sabes que empecé a leer tu blog a las 4 de la madrugada, todo silencio... que emocionante!!!

Roberto dijo...

Aqui se puso mero emocionante. yo soy de los que no creen ni dejan de creer. saludos Nancy

Fernando Ramos dijo...

Propongo que armemos una excursión, todos los que quieran, a la casa de Nancy, así vamos a comprobar y verificar que está pasando por allá.

Saludos

Anónimo dijo...

Me uno a la excursion. Dice Alfredo (Kerosene) que convirtamos la casa en un reality show y veamos a Nancy haciendo sus cosas...

Patty

SETH dijo...

interesante Nancy, a mi me han pasado cosas similares, de las cuales te las mandare por mail, para que las publiques, sabes, como te dije anteriomente, hay que ponerse en las manos de Dios y veras que tu angelito te cuidara, no te dañaran ni a ti ni a tu familia, saludos Nancy

Abril dijo...

Paso de regreso, primero a saludarte y a darte un fuerte abrazo para que inicies bien tu semana.

Y segundo a quejarme, pues anoche por recordarme de esto no pude dormir.

:-)

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Huy no Nancy, en esa casa hace falta algo o alguien que espante a los espantos, quizá un espantapájaros.

Para mi que todo tiene que tener una explicación lógica, pero habría que verlo, llamemos a todos los científicos y siquicos para que vayan a certificar el asunto.

Ya en serio: Creo que tener esos ruidos y sucesos electícos en casa debe ser algo muy raro; pero de que tienen explicación la tienen.

Salú pue.

el VERDE !!! dijo...

A Enrique, nuestro científico... oh por favor, un plato q se mueve, eso lo explica la ciencia.

Su experencia equivale al garabato de un niño comparada a una obra de arte del Louvre.

La razón causa la misma dependencia que los dogmas. Estamos aquí para sentir, no para pensar.

Enrique dijo...

Así es, estimado el VERDE, la ciencia empieza con cosas pequeñas y el conocimiento se construye sobre lo aprendido. Hace mucho tiempo, alguien se dió cuenta de los patrones cíclicos de los planetas, o que podías producir electricidad al mover un imán en una bobina, o que podías sumar números con circuitos eléctricos. Cosas muy pequeñas. Hoy, la gente se deleita viendo el lanzamiento de un transbordador al espacio. Hoy, solo enchufamos la tele o la computadora y nos ponemos a usar la tecnología construida con siglos de investigación científica. Ese es el poder del pensamiento racional. El negar su poder y su alcance es negar el poder y el alcnce de la tecnología que utiliza día con día.