lunes, 8 de diciembre de 2008

No doy mordida I

Hace muchísimos años, cuando aprendí a manejar, pasé mucho tiempo impune, sin licencia. Un día me pararon unos policías mafiosos y como yo no tenía licencia me iban a quitar al Hirohito (el pick up Toyota 1000 que fue nuestro primer carro -nuestro=de mi ex y mío-). En aquel entonces no había celulares para llamar y pedir ayuda, así que con toda la impotencia del caso tuve que pagarles los Q100 que me pidieron. Eso sí, me juré que nunca en la vida volvería a dar mordida... aunque para ello tuviera que recurrir a la frase "el fin justifica los medios".
Pues bien, no me curé con lo de la licencia, tuvieron que pasar muchos años para que al fin la fuera a sacar. Lo cierto es que, en el ínterin, un par de años después, me volvió a parar la Policía. Esta es la historia de cómo ni pagué mordida, ni me pusieron multa.

Fue en 1995, durante mi período post natal con mi segunda beba. Iba yo por el periférico hacia Ciudad San Cristóbal, cuando vi el retén de la entonces Policía Nacional. Llevaba conmigo a mi pequeña de apenas mes y días de nacida. Como tenía mi pecado (es decir, no tenía licencia), me comporté muy mansita.

- Sus papeles, me pidió el oficial

- Ay señor, no los traje, sólo voy a Novicentro a comprar leche para mi bebé. Como es aquí cerca no traje mi bolsa conmigo.

-Pues vamos a tener que proceder a quitarle el vehículo, dijo ridículamente.

- Pero señor, esto es ridículo. Habiendo tanto ladrón, tanto asaltante y le va a quitar el carro a una mujer con una beba.
- Lo siento, pero la ley es la ley.

- Pero eso no dice la ley, repliqué (sin conocer exactamente lo que la ley decía).

Al ver que el tipo no cedía, tuve que recurrir a algo de lo que aún hoy me avergüenzo. Le dije:

- Mire, yo sé que hay otra forma de arreglar las cosas, pero no está bien, no es correcto.

En ese momento se le iluminaron los ojos al policía y me dijo:

- Usted diga, seño, a ver qué pasa

- Es que me da pena, porque no es correcto.

-Usted sólo diga, no tenga pena-. Me dijo.

- Lo que pasa, dije resuelta, es que yo soy amiga de Ángel (en ese tiempo el director de la Policía era Ángel Conte, pero yo no dije apellido, que conste), y él me ha dicho que lo llame si tengo algún problema. Pero no me parece correcto que lo llame por esta situación. La verdad es que me daría pena decirle que olvidé mi licencia porque sólo venía a comprar leche.

La cara del policía cambió y me preguntó

- Y usted ¿de dónde lo conoce?

(aquí viene la parte que me da vergüenza)

-Pues soy periodista.

-¿Dónde trabaja?

- En la Crónica.

El policía no lo pensó mucho y me dijo:

-Mire, mejor váyase, pero no le vaya a hablar de mí (se supone que a Ángel)

Entonces le dije

- Pero oficial, usted sólo cumple con su deber, mejor póngame una multa

- No seño, mejor váyase

- Ya sé, levánteme una infracción

- Seño, mejor váyase

- ¿Sabe? tome el número de la placa

- Ay seño, mejor váyase

- Muchas gracias oficial, perdone la molestia, yo sé que sólo cumple con su deber. Que tenga feliz día.

18 comentarios:

ivanmendoza dijo...

Juas! hasta le pediste que te multara y se negó jajaja eso no es de todos los días. Y por lo que se ve sale más barato que la mordida jajaja

A mi nunca me ha pasado pero un tio de un primo (casi mi tio) una vez nos dio su número precisamente para eso, para hablarle cuando nos detuvieran y nos quisieran sacar dinero, el trabajaba para la policia y nos podia sacar de problemas jejeje

Cristian Mejia dijo...

con frase futbolera " se fue con la finta" y le hiciste el amague soberbio: golazzzoooo!!! Da pena ser víctimas de ellos pero eso de las mordidas es un círculo vicioso interminable y una torre de corrupción.

Alfredo Vicente dijo...

Esta anécdota la escuché en vivo, hace unos meses, recuerdo, cuando hablábamos de este tipo de asuntos de policías.

A mí no me ha pasado algo así, pero no dudaré en contarlo si sucede.

Saludos!

Antón Abad dijo...

De Óscar.

Abril dijo...

Pues yo he tenido un par de experiencias con los polis... las cuales han sido buenas. Se han portado rebuena gente conmigo.

Y eso que tambien anduve un tiempo sin licencia. Gracias a Dios ya tengo ahora si ... que me paren!!

Pero he sabido de esas que la gente aveces les dice... sabe que mejor pongame la multa y dicen... sabe que mejor vayase.

Otro dia (esos si eran cinicos)en una carretera pararon a una amiga mia y le dijeron claro que querian dinero porque tenian hambre... imaginense!!

el VERDE !!! dijo...

Bueno, yo no tengo un bebé a la mano y difícilmente me creerían si digo q mi esposa me mandó a comprar la leche, jejeje.

Te salvaste de la mordida y de la multa. Esa es astucia. Mis zafadas de la chonta han sido por ganar riñas verbales, q afortunadamente, nunca trascendieron (creo que eran mordelones novatos, jejeje)

Ahhh, y sobre el dibujo de mi último post, ADELANTE !!! deberíamos mandar a hacer un par de vinyles a esos números que dicen "mantas urgentes las 24 horas".

Saludos. Xoxoxo.

Patricia Cortez dijo...

a nosotros nos pasó porque mi marido es canche y andabamos con un carro prestado con placas gringas todavía...la cosa es que me puse a hacer como que llamaba por teléfono y dijeron "pues a que abogado llama tanto la seño" y "vayase pues"

Alexxx dijo...

jajaja cada quien tiene su historia, pues a mi no me ha pasada aun en dar mordida, aunque esos de emetra ya me multaron un par de veces.

Soy un muerto dijo...

Jajajaja, qué me río con este blog!!! Son buenísimas las anécdotas. Al final, le hubieras dicho a ese policía que "la ley es la ley", jajaja.

Nancy dijo...

No sé si lo dije o no, pero yo nunca fui amiga de Ángel Conte, él nunca me ofreció ningún tipo de ayuda... en fin, cosas que se le ocurren a uno en medio de los líos.

Fernando Ramos dijo...

Un le eché dinero a un parquímetro y luego no funcionó, el policía estaba listo para poner la multa. Entonces fui a reclamar a la empresa de los parquímetros, mandaron a revisar, dijeron que estaba bueno el parquímetro, que tenía que pagar.

Entonces hablé recio y dije que yo era periodista, que ellos tenían malos los parquímetros a propósito que eran unos ladrones, que yo era periodista y los iba a denunciar en La Prensa. A lo que la señorita dijo que le iba a consultar a su jefe, que me llamaría en la tarde. En la tarde, en efecto, me llamaron y dijeron que no tenía que pagar la multa.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Saludos

Zarek dijo...

Nancy, como decimos en buen chapín, qué buena te la echaste pero qué cáscara! buenísima historia!

la-filistea dijo...

Ja ja que buenísima.
A mi me pasó algo parecido, casi nunca me maquillo...mejor dicho no lo hago.
Entonces un día iba retarde al trabajo a 80 donde supuestamente tenía que ir a 55 y que me para la policía.
Entonces le digo... disculpé voy tarde al trabajo, y mi jefa es muy enojada y me puede despedir y necesito el dinero (haciendo cara de vícitma) y me dice: sólo por esta te la paso, porque veo que realmente va de prisa, pues las mujers nunca salen sin maquillaje de la casa....
en pocas palabras la cara de bruja me salvo.
:o)

el Kontra dijo...

Pilas Maestrísima, de paso que linda sale la bebita en el carrito. Abrazos.

Becca dijo...

jaja pero igual no le diste "mordida" asi que... bien por vos

Vash dijo...

Hay amiga.. que no te de pena ya que mas pena debería darle a esos corruptos policías.. yo tambien soy de la opinión de no dar mordidas.

Un abrazo

Josekont dijo...

Jajajaja! la historia es buenisisima!
Esta es para contársela a mis cuates XD, y por cierto que los comentarios también son un mate de risa. Saludos!!!!

PROSÓDICA dijo...

Yo nunca he dado mordida, nunca. Pero creo que si me encontrara en una situación como en la que te encontraste la primera vez, la hubiera dado. El segundo de las experiencias que contas me da risa por que conozco alguien que hizo lo mismo jajaja no sé cuántas personas dirán que conocen al Ministro o al Director jajjja.

coincido con el Kontra.