viernes, 6 de marzo de 2009

Sábados literarios
La niña que un día fui

Me acuerdo de la niña que fui y no puedo creer que hayan pasado tantos años. Me acuerdo del Totoy, el oso panda que recibí en mi segunda navidad y que ha estado conmigo desde entonces como mi gran confidente, el guardián de mis secretos, albacea de mis sueños…; me acuerdo de mis primeras Barbies, con las piernas y los brazos tiesos pero siempre coquetas y graciosas; me acuerdo de mis trastecitos de china en los que solía tomar café y jugar de comidita con mis hermanas.
El pobre Totoy ya perdió todo su peluche y aún así lo sigo viendo tan guapo como el primer día, y sigue siendo el confidente de mis sueños; las Barbies están más pálidas, perdieron un par de dedos de las manos, pero con esos vestidos de fiesta se ven tan lindas como cuando jugábamos con mi hermana Vivi y mi prima Liz… y los trastecitos de china sufrieron algunas bajas pero, aunque diezmados, siguen en su cajita original de cartón a la espera de otra cita para un café entre amigas.
-¿Por qué decidiste conservar tus juguetes de la infancia? Me preguntó una amiga el otro día.
No supe qué responder. Quizá ella no entienda que los necesito porque también decidí conservar a aquella niña que un día fui.

___
*Perdón, vine tarde a la cita... espero que no haya problema

19 comentarios:

Mercedes dijo...

Nancy, qué relato más entrañable. Has hilvanado tus recuerdos en un collar de muñecas precioso. Te ha salido del alma, se nota que lo has traído al presente con las manitas juntas y con todo el cuidado del mundo para que no se rompa nada.
Precioso, Nancy, precioso. Gracias. No te preocupes por el retraso: como yo digo, siempre llegamos a tiempo allí donde nos estaban esperando.
Un beso de colores en porcelana china.

Becca dijo...

me encanta la historia... no te pasa que hay objetos que logran transportarte a una magnifica etapa de tu vida?

izara dijo...

Precioso relato Nancy. Tambien a mi me gusto conservar los regalos, pero tenia varios herman@s por detras y fue imposible conservarlos. Bueno al menos pude hacerlo con algunos libros.
Un saludo.

Duchessa di Lossi dijo...

Qué lindo! Yo también guardo algunas cosas de mi infancia (las que pude rescatar de mis hermanitos jaja) :)

Btw, qué lindo header!!!:D

Duchessa di Lossi dijo...

Un abrazote!

Maat dijo...

Hola, Nancy: A mi blog nunca llegas tarde y siempre serás bien recibida. Me ha gustado tu relato. Es bonito guardar cosas agradables del pasado y enriquecedor para los que las leemos.

Un abrazo.

Maat

Maria Giacobone Carballo dijo...

Las mujeres tejemos la red que sostiene el mundo . Feliz dia desde mi espacio, especialmente dedicado a la mujer:

http://www.recuerdodevenus.blogspot.com/


Un besote,
Maria

Celia dijo...

Hola Nancy. Yo si que llego tarde a la cita.
Gracias por tu comentario a mi entrada.
Me ha encantado tu relato lleno de recuerdos. Unos recuerdos que aún llevas en ti. Y permanecen tus muñecos ¡Algo precioso!.
Que nunca te abandone esa niña que fuiste, amiga.
Un abrazo.

Juan Manuel Rodríguez de Sousa dijo...

Hola Nancy,

Aquí estoy en tu blog al fin, gracias por pasarte, la verdad es que me ha gustado esa forma de reunir los recuerdos de los juguetes que te importaron en tu infancia.
Y sí, sígue guardándolos, porque ellos siempre poseen parte de nuestra niñez.

Un beso,
Juanma

Prado dijo...

este me encantó, está escrito con el corazón. gracias por el comentario, ya vine.

SETH dijo...

mmm yo no pude guardar nada, mi papa me quitaba mis juguetes y los guardaba en una caja, porque el los iba a guardar, cuando el se fue a trabajar a otro lado mi mama decidio empezar a regalar y asi con esmero escondi mas de alguna cosa, asi como tu tienes a tu panda, yo tenia a mi pato, pero ese pato paso a mejor vida gracias a un cachorro, jajaja, saludos nancy y que bueno que aun guardas esa niña en ti

el VERDE !!! dijo...

yo también tengo un oso !! me lo obsequió mi padre cuando nací, iniciando así la tradición de un oso con el resto de sus hijos.

Cuando nació mi hna, el oso ya traía un reloj en la panza, y el mío, bueno, el mío ya tenía un montón de retazos en su panza, de tanto remiendo, jajaja.

Tampoco lo deseché, y el único peluche café, entre todos los verdes que tengo, je.

Por cierto, nunca le puso nombre al oso, q ahora está tuerto.

el Kontra dijo...

Feliz día de la mujer y feliz cumple (pués por las fiestas Nancyanas no?) siento que una cosa muy importante es que nunca se nos olvide del niño que llevamos dentro.

Abrazottotototee!!! :)

Vivian dijo...

Hey Nancy, hola!, que bueno que aun conserves tus juguetes y esa niñez que llevas adentro, uno es lo que piensa y lo que actúa y no como se ve!, mnm no puedo decir lo mismo de mi por que todo lo ando perdiendo... xD o bien olvidando, (olvide el cumple de mi mama y mi hermana :-S) en fin, que buena onda que seas así!, por cierto que lindo el nombre de tu hermana y ahora leo este post y me doy cuenta que tu prima se llama Liz, te das cuenta! hacen juego con mi nombre (Vivian Elizabeth), jaja nivel pues, bueno Nancy cuidate mucho y sigo siendo como eres, muchos exitos,
Salu2.-

Lujo dijo...

Hola Nancy,
Me ha encantado este relato con esa vista atrás. Te agradezco que hayas sacudido mis recuerdos, pues me han proporcionado un instante de felicidad.
Tus recuerdos, son también los míos...y hay momentos en que es necesario mirar atrás para saber dóde estás.
Has transmitido ternura, candidez y nostalgia...gracias.
Felicidades por tu buen hacer, por estar ahí y ser como eres. No existen palabras que puedan agradecerlo.
Un abrazo enorme, de corazón.
Pd: Ojalá esta semana sea preciosa y bonita.
Pd2: Felicidades atrasadas por el día de la mujer ;)

Anónimo dijo...

No sabia que estavas de cumpleaños ve que nostalgica te nos pusiste, te mando un apapacho como dices tu
Sonya

Cristian Mejía dijo...

Yo tambien guardo uno que otro juguetico de infancia, da nostalgia y me saca alguna sonrisa de inocente nino, que creo que todos llevamos dentro, Saludos y siempre lindo tu blog.

Mercedes dijo...

pasate por mi blog ;)
Luego vuelvo, que voy contra-reloj

Anónimo dijo...

Que relatoooooooooo, yo tambien tengo algunos juguetes guardados en un ropero, aunque el ropero en si es tambien un recuerdo: lo hizo mi papa' cuando yo estaba pequeña. Hay como 2 muñecos y algunos trastes, que sobrevivieron los embates de mis dos hermanos varones..........Hoy tomo doble porcion de pastel, mi debilidad es el de 3 leches..............MaR