martes, 15 de diciembre de 2009

La madrina del Niño Jesús


Hola amigas y amigos...
Sigo muy lejos de la web y por eso hasta hoy me percaté de que mi historia para ayer no se publicó... Bueeee, fue mi culpa, quizá no la dejé bien programada. En fin, como estamos en la época navideña, les dejo una historia de Maribel de Morales quien realmente debe ser mi pariente. Júzguen ustedes mismos, esta es la historia contada por ella:


Las costumbres en nuestras familias forman parte de una cultura chapina muy peculiar. Siempre que se compraba una imagen del Niño Jesús o de cualquier otro santo, se acostumbra llevarlo a la iglesia para que lo bendigan con agua.  Deben acompañar a este ritual, la persona dueña de la imagen y un padrino o madrina según sea el gusto de cada quien. 
En mi caso yo fui la madrina, seguramente tendría pocos años y con eso de los caprichos de los chiquitos, quería llevar en una cajita la imagen de yeso del Niño Jesús.

Íbamos caminando desde mi casa hasta donde quedaba el templo, que serían unas seis cuadras o bloques y casi siempre era después de la misa del domingo.

El trayecto lo hacíamos lo más despacio posible, pero en una de esas, ¡zas¡ que me tropiezo y se me cae la cajita con la imagen y ésta que se rompe.

No tuvimos más remedio que regresarnos a la casa con el respectivo regaño y a esperar a comprar otra imagen. Cuando al fin la compraron, fue la misma historia, yo me empeñaba en llevar la cajita y otra vez que se quiebra.

Para no aburrirnos con la misma historia, este episodio se repitió muchas veces, hasta que cansada la dueña de la imagen, la llevamos a bendecir tal y como quedó después de botarla y no sería la cara de sorpresa del padrecito al ver que lo que queríamos que nos bendijera no era una imagen, sino un rompecabezas de la imagen.

Creo que con todo esto, mi familia ya me veía con preocupación y ya estaban pensando en echarme nuevamente el agua bendita del bautismo, pues o quebraba o quemaba las imágenes del Niño Jesús.  

Hasta la fecha me sigue pasando que se me caen y se quiebran o se rajan. :s

16 comentarios:

La Vivi dijo...

Como se Quemaba?

SANDRA... dijo...

La historia muy bonita Nancy,que tengas un bello diaa besitossssssssssssss

Angel Elías dijo...

me parece un caso severo de mala suerte con un poco de ironía.

Asi suele suceder, como diria Murphie "Cuando algo comienza mal, generalmente termina peor"

jejejeje

Prado dijo...

Qué genial, saludos para ambas.

Mundo Animal. dijo...

╔ ╔ ║ ⌂ ═╗
╠ ╠ ║ ║ ╔╝
║ ╚ ╚ ║ ╚═

╔╗║ ╔╗ ║║ ⌂ ╔╣ ╔╗ ╔╣
║║║ ╠╣ ║║ ║ ║║ ╠╣ ║║
║╚╝ ║║ ╚╝ ║ ╚╝ ║║ ╚╝

BUENOS TARDES NANCY ESTA GENIAL JEJE, QUE TENGAS UN BUEN MARTES, SALUDOS Y UN ABRAZO DE TU AMIGO CHRISSSSS

maria jose moreno dijo...

No me puedo creer Nancy que seas una patosa...jaja. Algo habrá detrás de tanta rotura, proque con la sensibilidad que tienes me extraña mucho.
Me encantan tus historias y tus dibujos.
Un besito

Quien Sabe... dijo...

Creo que Maribel lo hacía a propósito para que no le cargaran más Niños Jesús a sus espaldas y que luego tendría que llevar por el resto de sus dias jajajaja. ¿De verdad crees que sois familia???? La verdad es que no se porque lo dices jajajaja

Besotes

Lujo dijo...

Hola Hola,
Me imagino la cara del cura ante la figurita medio rota.
A mí me ha pasado como a Maribel pero con la batidora. No sé que pasa...¡¡batidora que uso, batidora que se rompe!! jajaj
Es una anécdota que me hace sentir un poco menos manazas.
Abrazotes enormes para Maribel, Nancy, Vivi y resto de comentaristas.

Mariela Torres dijo...

Uyyy, pobre. Pero dice que no mejoró, sigue igual. Y bueno, hay gente así.

Saludos, Nancy. Me gustó conocer esa costumbre.

Neogeminis dijo...

ejjeejejee...una de dos, o tienen los dedos muy torpes o realmente hay que exorcizarla! jjajajaa...en serio, hay casualidades que no pueden dejar de llamarnos la atención!

Un abrazo!

Any dijo...

Si que historia rara. Te pasa con otras cosas que no sean imágenes religiosas?
un abrazo

LadyMarian dijo...

jajaja!!! Evidentemente no tenías mucha suerte con las imágenes. jajaja! Las mías están pegadas a la casita. Lo único que se saca es el Niño Jesús. Después le agregué otras piezas para acompañar que no están pegadas.
Una entrada muy divertida.
Besos

Nancy dijo...

Es cierto, aquí en Guate existe esa costumbre... ya lo había olvidado. Yo misma fui madrina de un niño Jesús de una vecina, pero conmigo llegó enterito.
Apapachos.
p.d.
Vivi, ya pronto publicaré otra historia de Maribel y saldrás de dudas.

DIANA dijo...

Encantador relato mi querida Nancy, como siempre es un placer leerte.

Besos!

Hilda Guzmán dijo...

que increìble!! lo que no entiendo es por què se la siguen dando??

Maribel de Morales dijo...

Gracias por los comentarios, me reí hasta las lágrimas. Realmente creo que el problema radica en la frase "por favor ten cuidado con eso" sentencia suficiente para hacer lo contrario.
Cuando lean la otra historia que Nancy reservó para ésta época, entenderán la preocupación de mi familia y la necesidad de un poco de agua bendita -!diaria¡-.

Saludos a todos,

Nancy, te quedó muy bien la figura del Niño, mejor dicho la plasmaste tal y como me quedó a mí.