miércoles, 2 de diciembre de 2009

Travesuras infantiles V


Como les conté el lunes, pillaron a mi madre espiando a su hermana mayor y el novio de ésta cuando se cantaban una canción de enamorados... todo, porque mi señora madre no pudo contener la risa.
Esto debe haberle significado no sólo una gran reprimenda, sino quizá también un duro castigo físico (conociendo a mi abuela...).
Lo cierto es que esto no curó a mi mamá. Antes bien, la animó para buscarse un mejor palco. Y pronto lo encontró.
Cierto día llegó a inspeccionar la panadería y descubrió que los sacos de harina eran apilados en círculo, cuyo centro quedaba hueco. No dudo que sus ojitos deben haber brillado ante semejante descubrimiento.
Desde la historia anterior, mi tía y su novio  revisaban bien el local antes de despedirse, pero jamás sospecharían del interior de aquel círculo de costales.
Así que para asegurarse un palco de primera, mi mamá fue a tomar posesión muy temprano en la tarde, así no la verían entrar.
Como la espera fue larga, de varias horas, y no tenía nada qué hacer, el sueño la fue venciendo hasta dejarla completamente entregada a los brazos de Morfeo.
Llegó la noche y con ella los besos y las canciones de los tortolitos, pero mi mamá se los perdió por estar dormida. 
Más tarde, cuando la familia se percató de la ausencia de la niña, se desató una búsqueda frenética por toda la enorme casa (incluida la panadería).
Después de buscarla por largo tiempo infructuosamente finalmente la encontraron. No sé si fue porque mi mamá despertó, o si fue porque a alguien se le ocurrió ver entre los costales de harina. Los cierto es que, aunque esa vez no pudo ver ninguna escena entre los enamorados, tampoco aquel día se libró de otra buena tunda.
Bien dice el dicho... "Genio y figura... hasta la sepultura".

14 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

jajajajaja La pobre no hacía mas que recibir por todos lados jajaja


Un día os contaré una anécdota divertidísima que le ocurrió a mi padre cuando era adolescente. En realidad para él no lo fue tanto; pero nos partimos de risa cuando la cuenta jajaja

Ardilla Roja dijo...

ups! que me fui sin despedirme.

Feliz día, Nancy

Nancy dijo...

Ardilla, excelente, ese tipo de historias son siempre bienvenidas, nos encanta leerlas. Yo también les contaré una historia de mi adolescencia... ahora que la recuerdo me da risa... en su momento fue medio traumática.
Un gran día para ti también.

Mundo Animal. dijo...

HOLAAA AMIGA JAJJA ESTA GENIAL LA HISTORIA, QUE TENGAS UN MUY BUEN DIA , ABRAZOS DE TU AMIGO
CHRISTIANNNNN

Quien Sabe... dijo...

Jajajaja! Tu madre si era tremenda!
Lo del escondite me recordó a dos historias mias de cuando era pequeñina. A ver si me pongo y os la cuento, espero que os riais porque mi madre no hizo mas que llorar.
Un beso

La Vivi dijo...

Jajaja....no importa cuantas veces escuchemos estas travesuras y las consecuencias, siempre es graciosa y no pasa de moda.

LadyMarian dijo...

jajajaja!!!! Tu madre era un diablito! Qué curiosa que era!! Una entrada muy divertida!

Gracias por el dibujito!!!! Es de los mejores que has hecho. Qué detalles! Pasá por mi blog porque creo que te vas a encontrar con una sorpresita ;)

Mariela Torres dijo...

¡Qué niña! Se nota que no escarmentaba, y por lo que contás, siguió así mucho tiempo.

Besos.

Neogeminis dijo...

jejejjee...pobre! se quedó dormida pero esa vez no hizo nada! ajja...pero igual la castigaron! ajjajaja
Me gustaría saber si de grande ella también recurría a las palizas para controlar a vos y tus herman@s.


un abrazo!

norma dijo...

Esta segunda vez le salió mal, ¿ y fue por más? jaja que testaruda la muchachita a pesar de la tunda siguió y siguió, pero creo que esta vez cobró una paliza por los nervios de no encontrarla y tener que buscarla por tanto tiempo.
Un beso,Nancy que lindo que está el blog con ilustraciones navideñas, un besito.

Rochitas dijo...

¿y ella le cuenta todo su anecdotario? evidentemente ya había una faceta muy romántica, no creo que a tan corta edad pensase que pudiera ver "algo más".
¿Mañana toca susto?

Angel Elías dijo...

uno de patojo es recurioso. bueno solo algunos, mis tias me llevaban a las casas de sus novios, pero yo no me daba por enterado... Se me iba el tiempo en curiosiar por la casa nueva
jejejeje.

norma dijo...

Nancy me invitaron a participar en una lotería y yo quería invitarte tambien, pasáte por mi blog y veras como hacer, yo creo que no tengo ni idea.

Sonia. dijo...

que chistoso jajaja!... de verdad que cuando Morfeo llama, nadie se le resiste!