miércoles, 24 de junio de 2009

El carrito de Esperanza

Con todo esto de los despistes recordé esta historia familiar que quizá ya no recuerden mis hermanas. Éramos muy, pero muy pequeñas cuando ocurrió, pero por alguna razón se quedó tan clara entre mis recuerdos.
Resulta que estábamos de visita en la casa de una comadre de mis papás, en la 3a. avenida y 4a. calle de la zona 1. Se hizo tarde y las cinco hermanas (que estaríamos entre los 3 y los 9 años) nos estábamos ya durmiendo de aburrimiento. Entonces Esperanza, una amiga de mis padres que también estaba de visita nos ofreció jalón a nuestra casa, que no quedaba muy lejos de allí (Avenida Elena B y 1a. calle, de la zona 1).
Aceptamos felices y de alguna forma nos logramos acomodar en su carrito que era una pequeña camionetilla que parecía una lata de sardinas. Subimos, nos acomodamos como pudimos y Esperanza arrancó. Pero no nos llevó a casa. Como a una cuadra dijo:
- ¡Pero si este no es mi carro!
Así que dio la vuelta a la manzana y, justo en la misma cuadra estaba estacionado su vehículo. Eran idénticos: mismo color, mismo modelo. Casualmente la llave era idéntica y por eso también pudo arrancarlo. Dejó el carrito en el mismo lugar donde lo encontró. Nos bajamos lo más rápido que pudimos y cambiamos al vehículo gemelo estacionado a menos de un metro. Volvimos a acomodarnos y, ahora sí, nos fuimos a casita.
Ignoro si el dueño del otro auto se dio cuenta que su vehículo había sido usado por extraños. Afortunadamente no salió a la calle en el momento en que lo abordamos, si no, quién sabe lo que hubiera ocurrido.

26 comentarios:

Freak dijo...

Jojojo, qué bueno. Sí que es coincidencia que la llave abriese... Qué bueno. Supongo que se podía haber montado un buen lío.
Y cinco hermanas de edades tan cercanas, cómo debió de ser eso. ¿Os lleváis todas bien?
Muchos apapachos.

Alejandro Ramírez dijo...

Jajajajaja...

Definitivamente la realidad supera la ficción. Si uno escribe eso en un cuento o una novela nadie lo cree. Muy divertido.

Besos, Nancy.

Any dijo...

Ahjajaja yo también iba a preguntar por la llave, pero me diste la respuesta. Y puede pasar, si los autos eran iguales y uno está medio cansado y distraído ...
Me imagino como se habrán reído! Tenés cuatro hermanas?? Guau, esa casa debe haber sido muy divertida!
apapachos congelados

SETH dijo...

jajajajaja eso me acaba de pasar, pero no lo pudimos abrir, fijate que hace unos fines de semana decidimos ir a comprar un batido de melon verde con mi novia a esso on the run, lo compramos, comimos unas chucherias y le dije vamonos que ya es tarde y tenemos que comprar algunas cosas, diciendo esto salimos y me chevy es blanco como te conte, le dije a mi novia, manejalo tu, le di las llaves y se fue al lado del piloto, y me dice, "cielo y este como se abre" pues con la llave le dije, cuando vi no era mi carro, era uno identico estacionado a la par mia y el dueño del carro nos hizo una gran cara porque penso que queriamos abrir su carro jaajajaja

güichita dijo...

jajaja yo tenía un amigo que dejaba su carro sin llave, porque tenía un modelo de carro muy popular y resulta que su llave le hacía a muchos carros, entonces el que no tenía llave era el suyo, no deja de ser tonto, pero así era... besos.

Isold dijo...

Hola Nancy:
Paso para saludarte y mañana pasaré de nuevo para ponerme al dia.
Un beso.

el VERDE !!! dijo...

y yo me creía despistado, después de esto mi cuadro no es tan grave, jeje.

Pedro Alejandro dijo...

DE veras???? Eso SI es insólito jajajaaj

ME alegraste el dia con eso. Me cambiaste por un rato la sintonía. ajaaj

la-filistea dijo...

A mi me pasó algo parecido la semana pasada.

Salimos de la casa y estaba un carro afuera casi igual al del esposo de mi mamá y mi hija intentaba abrir el carro y estaba feliz porque según ella su abuelo había llegado.
Snif!!.. no fue tan divertida como la tuya..

norma dijo...

Qué confusión, debe ser horrible confundirse de esa manera. Y ustedes no entendieron lo que había pasado, pero si eran muy chiquitas. Imagino ahora que son grandes recordar aquella aventura, que lindo jjuntarse tantas hermanas a recordar anécdotas que pasaron de chicas.te mando un beso.gracias por compartir

La Vivi dijo...

En el 92 compre mi primer carrito nuevo, un toyotia corola blanco, con interior azul marino, como que era lo mas barato pues a donde ibamos le poniamos una toalla psycodelica en el asiento del conductor para no confundirnos, pues casi le pongo la llave a un nisan centra igualito y la senora duena del nisan me dio una gritada cuando le iba a meter la llave a su carro. Nancy.. yo si recuerdo la historia a pesar de que estabamos bien chiquitas.

Abril dijo...

Nancy, gracias por tus comentarios, por tus fieles visitas, te dejo un mega abrazote.

Te debo como mil correos.

Alexxx dijo...

jajajajaja ese si es despiste total, mas que despiste, super baboseada, a mi me pasa casi siempre que olvido donde dejo el carro y siempre me asusto cuando no lo veo donde "supuestamente" lo deje jajaja

Mimí dijo...

Tus historias siempre promueven la alegría y cuando regresas notas dos hoyuelos saludando, uno a cada lado de los labios.
GraciaS

Nancy dijo...

Hola Freak, es cierto, mi casa era casa de locos, pero siempre muy alegre. La coincidencia de que la llave abriera la atribuyo a que esto ocurrió en los años 70, así que imagino que era más fácil que esto ocurriera.

Tienes razón, Alejandro. A veces las cosas que pasan en la vida real parecen inventadas, jajaja.

Any, espero que reírte te haga entrar en calorcito, jajaja. Imagino que ahora será más difícil que esto ocurra, pero puede suceder... ;)

Hola Seth, es más fácil que sea otra persona quien confunda tu carro, que el propio dueño. Imagino la sorpresa que se llevó tu novia, jajaja

Güichitalinda, tienes razón. Yo tenía un carrito (el Hiroíto) que era viejito y se podía abrir con muchas llaves. Arrancarlo, no recuerdo, pero sí se podía abrir con llaves de otros vehículos de marcas distintas.

Isold, vuelve cuando gustes, abrimos las 24 horas, los 365 días del año ;)

Tienes razón, verde, siemrpe encuenta uno en el camino quien lo supere... pero eso no te quita el despiste, jajaja

Hola Pedroooo! me alegra haberte cambiado de sintonía, Feliz día.

Nancy dijo...

Filis, pobre tu nena, se dio un alegrón nada más. Ah, pero eso que le sirva al abuelo para saberse querido. Apapachos

Norma, gracias por tus palabras. Ser muchas siempre fue muy alegre, pero ahora es muy difícil reunirnos. Vivi vive en EEUU y tengo mil años de no verla, el blog ha sido un punto de encuentro pues en el teléfono y el correo electrónico no soy muy constante, jajjaa. Tengo otra hermana que vive en el interior del país y bueee, las que más nos vemos somos las que vivimos en la capirucha (capital).

Vivi: ¿Y la señora también le puso toalla psicodélica? jajajaja.
Qué bueno que te acordás de la historia, yo ya estaba dudando de mis recuerdos (aunque este lo mantengo fresquecito) pues mis papás no se acordaron, jajaja

Abril, no te preocupes, no me debes nada. Yo seguiré llegando religiosamente a leerte... es una adicción.

Alexxx, imagino que debe ser un poco estresante llegar y o encontrar el carro... uy qué sensación tan fea.

Mimi, gracias por tus palabras. Qué lindo comentario.

Lujo dijo...

Hola Nancy
Estoy en Andorra y te veo a través del Wifi del hotel.
Menudo despiste....Es una suerte que nadie notara nada.
Las casualidades fueron enormes.
Abrazotes enormes desde unos Pirineos que amenazan lluvia.

cristal00k dijo...

Bueno, me consuelas un poco. Hace unos años tuve que dejar el coche en el mecánico, alrededor de las fechas de Navidad. Mi cuñada me dejó el suyo para que pudiera efectuar mis compras. Aparqué en el centro y cuando volvía con todas las bolsas, no conseguía abrir ni las puertas ni el capó para colocar los paquetes. Estuve aproximadamente unos tres minutos intentándolo y cuando ya sacaba mi móvil para hablar con ella, alguien me dió unos toquecitos en el hombro. Al girarme un chico muy divertido me enseñó la llave de su coche y me dijo: creo que si no es con ésta, no lo vas a conseguir... pero si pruebas en ese coche de 5 plazas más atrás es probable que lo consigas. Es igualito que el mío... pero seguro que es el tuyo...
Creo que aún se está riendo de mí.
En fin, es lo que tiene ser despistada.

Alexxx dijo...

@cristal00k jajaja oye esta chistosa tu historia, y despues que hubo "movida" ? jajaja, esta podria ser una historia citadina.
Saludos

Isold dijo...

Lo que son los despistes, me acuerdo un día comprando en el supermercado
me confundí de carrito y me adueñe de otro que llevaba hígado de vaca envasado al vacío, cuando lo vi empecé a poner verde a mi marido, diciéndole en voz alta que si no se daba cuenta que el hígado era muy peligroso, por lo de las vacas locas. En esto se acerca un señor y me dice, ese carro es mío, yo no sabia que decir me quede pasmada por el numerito que monte.

Bueno aun ando un poco retrasada, espero ponerme pronto al día.
Besos.

LUNA dijo...

jajajaja eso si que es una aventura!!!!
A mi me pasó klo mismo con otro cohce igul al mio, pero claro, no pude abrir.
Luego me dió miedo pensar si venía el dueño del auto y creía que quería robárselo.
Un besito

La Vivi dijo...

La toalla psycodelica fue a raiz de la gritada de la mujer. pues a donde ibamos habia por lo menos un carrito igual.

L. S. M. S.© dijo...

Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!!!!! Una buena historia para recordar!!! y sigo...jajajajajajajaja!!!

Saludos!!!

LadyMarian dijo...

Uy!! jajaja! Eso sí que es un despiste mayúsculo!
Sé de algunos casos en que entraron en autos similares porque las llaves abrieron, pero siempre se dieron cuanta antes de ponerlo en marcha. jaja! Pero como este caso, nunca!!

Besos

paola guillen dijo...

jajajjajja me mate de la risa...
de veras que casualidad...

Maria Irene dijo...

hahaha, cuando yo era adolescente mis papas tenian un jeep verde, pues me fueron a dejar a una actividad del colegio, y yo ya iba entrando al lugar cuano escuche a mi mama preguntando con su tono caracteristico..."de quien son estos bolsones???" mientras un grupo de patojas se reian a morir..... mi mama se equivoco de jeep y ya iba a rega;ar a las descuidadas due;as del botin, jijiji