viernes, 19 de junio de 2009

Entonces… ¿quién?

Bienvenidos todos a un viernes más, un día especial para contar historias extrañas, de aparecidos y fenómenos paranormales, ñaca ñaca.
Hoy les tengo preparada una historia que vivió mi mamá cuando era niña. Resulta que ella y su familia vivían en la 1ª. avenida, frente al Hospital General San Juan de Dios. Justo en la casa de al lado vivían dos hermanas ya entradas en años, que se quedaron solteras. Eran las hermanas Capoullez.
Vecinos de toda la vida, mantenían una cordial relación. De pronto los hábitos de aquellas hermanas empezaron a parecer extraños. Cerca de la media noche, empezaban a lavar platos. Se escuchaba en la casa de mi mamá cómo abrían el chorro y empezaban a lavar una interminable vajilla que golpeaban, al igual que los cubiertos.
La primera noche pareció extraño, pero mis abuelos supusieron que habría obedecido a algún evento especial. Sin embargo, a la siguiente noche se repitió aquella rutina nocturna. Y así, por varias noches más.
Como eran dos mujeres muy pulcras, de pocas palabras, muy reservadas ellas, a mi abuelo se le hizo difícil ir y pedirles que por favor no lavaran tan tarde. Pero empezaba a hacerse un hábito muy molesto.
Una noche, ya muy tarde, luego de que se escuchó el ya acostumbrado ruido de los platos y los cubiertos, llamaron a la puerta de la casa de mi mamá.
¿Quién será a esta hora? Se preguntó mi abuelo al tiempo que iba a atender la puerta.
Al abrir, se encontró con las hermanas Capoullez.
-Buenas noches señoritas Capoullez
-Buenas noches, don Fernando
-¿En qué puedo servirles a esta hora?
-Ay don Fernando, nos da mucha pena venir, pero es que le queríamos pedir que por favor trataran de lavar los platos un poco más temprano… (bla, bla, bla).
Mi abuelo, sorprendido, les respondió
-Pero si nosotros pensábamos que eran ustedes. Nunca fuimos a decirles nada a su casa por pena…
¡Plop!
Ignoro cuánto tiempo más siguieron aquellos ruidos molestos. Pero siempre quedó la duda… Si entre ambas casas no había más que una pared de por medio; si no generaban aquellos ruidos las hermanas Capoullez y tampoco la familia de mi mamá… Entonces ¿quién?

23 comentarios:

el Kontra dijo...

Bueee... quien quiera que haya sido se le aplaude lo higiénico ;)

(veo que no soy el único recibiendo el viernes tan temprano)

Abrazoteeee y gracias de nuevo!!!

Lujo dijo...

Hola Hola Nancy,
Ay....por aquí es por la mañana......pero ya me está entrando miedo.
¿¿¿Podrían ser unos duendes que hacían las tareas de la casa a horas intempestivas???. Si te hacen la limpieza gratis estoy segura que muchos los contratarán.;P

¿¿¿Tendrán oficina propia o trabajan por su cuenta??? ;P ;P
Me encanta la historia....¡¡muy buena!!
Cuidate!!
Abrazotes enormes!!!!
Buen fin de semana!!

Alejandro Ramírez dijo...

Muy buenas como siempre estas historias de los viernes. También estaba pensando mal de las hermanitas y me puso a volar la imaginación.

Besos...

LUNA dijo...

Como dicen en Galicia, "yo no creo en las meigas (brujas)...pero haberlas, haylas".....
Misterios!!!!
Un besito

Any dijo...

Ahjajaja es muy buena la historia, me imagino la cara de tu abuelo cuando escuchó el reclamo de la vecina!
Porque lavarían platos? Si que es un misterio ... no me dió miedo, me dió intriga.
besitos

Nancy dijo...

Kontrita, no lo había visto desde esa perspectiva, realmente eran muy higiénicos. Y bueee, yo dejo mis posts programados, pues en España y en Sudamérica amanece más temprano, jajajaja, cómo no, la internacional. jajaja ;)

Lujito, mil gracias por tus comentarios cariñosos y divertidos. Habría qué contratarlos... ¿no crees? pero no dejaron tarjeta. :(

Gracias Alejandro. Me pasa lo mismo con tus historias. Siempre voy volando antes de aterrizar... jajaja

Muy buena frase, Luna, la voy a recordar. Jajaja, en un post anterior me dijiste bruja, jajaja y yo no entendí. ;)

Y bueee, Any, es mejor que laven platos a que arrastren cadenas y esas cosas ¿no? Ya te contaré más historias de esa casa en la que mi madre creció.

Freak dijo...

Wow, inquietante del todo. Qué fuerte. ¿El apellido de las hermanas es real? ¿Existe Capoullez? ¿Es todo una broma y yo siempre me lo creo?
Nancy, ¿cómo podéis recordar tantos episodios? ¿O es que sois más sensibles que el resto a percibir este tipo de fenómenos?
La historia muy buena, me quedo pensando en el misterio.
Y ya casi tengo mis 7 rarezas. Apapachos.

SETH dijo...

queeee tal Nancy, bueno te acordas de la historia donde yo molestando les dije que cierto personaje se bañaba en el patio de las personas y se escuchaban los guacalazos, pues algo asi esta esto, alli te voy a contar otras cosas que me han contado parecidas a esto, saludos y buena historia.

el VERDE !!! dijo...

solo espero q a ninguno se les haya duplicado el recibo del agua !!! esa mega cuenta sí era de espanto, jaja.

Tamara dijo...

Hola!
Jaja, me hiciste acordar de todas las historias que vivi en una casa que vivimos, muy parecidas a esta... Bueno, gracioso es ahora, en ese momento la verdad que no...
poe eso te decía la otra vez que me debo haber vuelto escéptica por el miedo :)
Si querés me pongo a escribirte algunas, pero vos contalas con tus palabras que te sale mejor, si?
Como siempre se disfruta mucho por acá... El dibujo te quedo fantástico!
Besitos!!

DIANA dijo...

Hola Nancy

Fijate que yo si creo en ese tipo de situaciones...y tengo algunas anécdotas al respecto, pero trato de no recordar mucho, porque como sabrás, vivo sola con mi hija desde hace unos meses y la verdad soy muy miedosa!!...

Te acuerdas que un dia te di el link de mi brujo/hechicero personal? el me dió un tip de protección para los espiritus chocarreros nocturnos.
Un vaso de agua a un lado de la puerta de la recámara.
Pero lo que es mejor, es tener la conciencia tranquila, jeje porque muchas veces me ha traicionado mi propio subconsciente.

Abrazos!!

güichitalinda dijo...

jijiji, yo necesito uno de esos, a ver si me lava los trastes, digo.
Besos

norma dijo...

HAY Nancy, me recuerda tu relato a que en casa de mi madre pasó algo parecido, Estando todos durmiendo, de pronto una noche todos se fueron despertando cuando empezaron a escuchar ruidos de cubiertos en la cocina, que estaba un poco más lejos de las habitaciones. Nunca supieron el fantasme de quien fue, pero lo curioso es que todos escucharon lo mismo. Que miedito!!cariños.

Any dijo...

Nancy querida, te dejé un regalo en mi blog, es solo para que cuelgues en tu vitrina, no tenés que hacer nada (un dibujito para acompañarlo nada mas jajajaj)
un beso

paola guillen dijo...

uuuy escalofriante!! eso me recuerda una historia q le paso a mi abuelita, talvez te la puedo enviar algun lado y me cuenta q te parece. jejeje

Alexxx dijo...

Saber ni cuantas veces maltrataron a tu papa las solteronas, de porque lavaban los platos tan noche!! jajaja

Nancy dijo...

Hola Freak
Te cuento: Este blog nació de la necesidad de compartir historias reales, anécdotas de mi familia, amigos y propias que fueran reales, por una simple vocación familiar. Por tradción oral. No sé si las de los viernes tienen explicación científica, es seguro que sí, pero las cuento como las vivimos los simples mortales. Cuando yo era niña me contaron decenas de historias que nunca cuestioné. Luego me volví escéptica, hasta que hace casi diez años vine a mi casa donde experimenté (experimento) en carne propia situaciones muy raras, muchas de las cuales ya he compartido con ustedes. Salvo que lo aclare al final, todos los nombres y direcciones son reales. De acuerdo con mi mamá las hermanas Capoullez protagonizaron esta historia. El apellido no es común, pero es real.
Y bueee, mi familia es de esas que acostumbra (cada vez que se puede) tener largas charlas de sobremesa para compartir histoiras que van de generación en generación, y bueee, de tanto contarlas a una se le quedan. No sé si habemos personas más sensibles que otras, con más imaginación, con un tornillo suelto. Lo cierto es que a mí me tocó nacer en el seno de una familia con este tipo de experiencias. Gracias por preguntar, querida Freak, me diste una oportunidad para contar más o menos la idea de dónde salen estas historias. ;) apapachos, espero tus rarezas.

Nancy dijo...

Seth, no lo había visto así, pero tienes toda la razón. Y bueno, sabes que siempre está la puerta abierta para tus historias. Aquí las esperamos.

Buena observación, Verde, jajajaja

Mil gracias, Tamaara. Por supuesto que me gustará tener por aquí tus historias. Además, ya me están quedando pocas historias propias.
Apapachos y esperamos publicar pronto tus anécdotas.

Es cierto, Diana, voy a buscar. La verdad es que (salvo cuando tuve que bendecir mi casa) pues nunca se me ocurrió espantar a mis fantasmas. A ver cuándo nos cuentas tus hirtorias, en tu blog o aquí, como prefieras. Apapachos

Ay Güichita, esa es otra observación inteligente. Hay que aprovechar la mano de obra barata, jajaja

¿Sabes qué es lo que más me emociona, Norma? Que estos fenómenos han ocurrido y ocurren en todas las latitudes. Que muchos hemos vivido estas situaciones extrañas. Enrique, un científico guatemalteco publicó en su blog una historia interesante de un plato que se movía. Y luego reprodujo las condiciones físicas que produjeron el fenómeno. Me gustaría tener la explicación científica a todo lo que aquí contamos... pero bueee, no tengo esos alcances. Entonces, sólo me queda contar las cosas como las viví o como las vivieron y contaron otros.. Gracias pr tu anécdota, me hace sentir menos rara.jajaja, apapachos

Gracias, Any, ya pasaré por él. Apapachos.

Dale, Paola, con toda confianza. De verdad me encantaría publicar tu historia por acá. Gracias mil.

Jajaja, no Alexxx, no fue a mi papá sino a mis abuelos maternos y a mi mamá. Oye, tú todavía tienes historias para compartir con nosotros ¿no? Ay Alexxx, no seas rogado, dale niño. A mí me encantan tus historias.

Balamgo dijo...

Pues Nancy, si que es un misterio...pero también puede ser alguien que había vivido anteriormente ahí, y no le gusta ver el fregadero lleno de platos...
Misterios sin resolver!
Excelente relato, me ha gustado mucho.

la-filistea dijo...

¡¡Santa María Madre de Dios!!
Ruega por nosotros pecadores..

Hola Nancy :o)

cristal00k dijo...

Niña, donde tu vives hay mil puertas a otras dimensiones...¡que miedo! y que "morbillo" al mismo tiempo... jeje!
Besos!

Maribel dijo...

A lo mejor había una casa escondida entre la tuya y la de las hermanas, tal y como sucedió en Harry Potter, que no podía ser vista por ojos de muggles.
Un abrazo

Josekont dijo...

uyyyyy pero que miedo!

Mejor me voy a dormir ya jajaja saludos nancy!