miércoles, 22 de julio de 2009

¿De qué estamos hablando?


Muchas veces hablamos con alguien y a media conversación caemos en cuenta de que no hablábamos de lo mismo. Eso le ocurrió a Maribel de Morales con su nena, vean ustedes qué situación:


Una vez mi hija tuvo que ir a ver una presentación de teatro por parte del colegio en el Museo del Ferrocarril. Como nos quedaba cerca, caminamos y llegamos a la Plaza Barrios (donde actualmente está la estatua de Don Justo Rufino Barrios) –que por cierto, el lugar ha mejorado muchísimo con la llegada del transmetro y quiero aclarar que no es propaganda- , pero ahora está mucho más ordenado y limpio.
Mientras esperábamos a sus demás compañeras que venían del colegio en bus escolar, nos pusimos a ver las representaciones que están forjadas en metal en las bases del monumento a Don Justo. Y en una de ellas, representa la fatal batalla, donde cayó herido de muerte.
Yo le explicaba a mi hija el porqué de esa guerra: Don Justo Rufino Barrios soñó con una Centroamérica unida, pero desvió levemente el camino y quiso forzar la unión en lugar de vender la idea. En ese momento apareció el bus escolar, pero no podía pasar porque el tráfico era bastante intenso y no lograba llegar al estacionamiento del Museo.
Mi hija hizo el comentario sobre el bus que hacía los intentos por pasar en el momento en que yo inspirada le seguía contando parte de la historia de la fallida unión centroamericana, y me dijo: “mami, y todavía no han logrado pasar de allí” a lo que yo contesté sin dejar de ver la escena de la batalla: si querida hija, todavía siguen trabados en esa lucha” ¿a cuál lucha te refieres mami? Pues a la de fusionar a los cinco países centroamericanos. No mami, yo me refiero al bus que no ha logrado pasar la calle para llegar aquí. ¡Ups!

14 comentarios:

Luisa Arellano dijo...

Es un placer disfrutar de estas preciosas hostorias, Nancy.

Menos mal que aunque estés lejos, nos las puedes regalar. Vuelve pronto, preciosa.

Apapachitos.

Lujo dijo...

Hola Hola Holaaaa
Me encanta esta historia y me ha hecho sonreír. Al final, la pequeñita sabía mejor que la madre donde estaba ubicada jajajja.
Lso niños nunca dejan de sorprendernos.
Abrazotes enormes y felicidades por este relato fantástico!

MARIOMARCH dijo...

upsss... me hiciste recordar algunas confusiones por temas mezclados. ahh los problemas de la comunicación...

saludos

anna dijo...

Son tan graciosas tus historias, esta en concreto me hizo recordar una que un poco mas y me piden el divorcio jajajjaja. Es un poco compleja para explicartela pero a dia de hoy nos reimos mucho.

Un abrazo cielo

DIANA dijo...

HOla Nancy:

jaja...la historia me recordó a este chiste:

La niñita le dice a su mamá:
oye mami que significa pene?
la mamá se pone de mil colores toda pudorosa, pero esperando que sea por el bien de su hijita le da una amplia explicación sobre el organo masculino, al terminar su monólogo, le dice:
Y porqué lo preguntas hijita?
la niña: haa...es que me dijo mi abuelita " vamos a rezar para que el alma de tu abuelito no pene "

jajajaja!!

Besos y apapachos!

LUNA dijo...

Es muy divertido lo que cuentas... En España eso se llama "una conversación de besugos" (no me preguntes por qué....)
Besitos

Any dijo...

Bueno aca en mi casa le dicen "hacer la comedia de los sordos" y parece increíble pero pasa jajajaja.
un beso y un apapacho

norma dijo...

Que divertida la confusión que se armó,jaja. un beso.

LadyMarian dijo...

jajaja!! Una confusión muy divertida. jaja!

Besos

Tamara dijo...

Como el teléfono descompuesto!! :)Pasa, pasa mucho!!
Y lo retrataste perfecto!!
Besitos!!

Alejandro Ramírez dijo...

Las anécdotas emanan una deliciosa frescura. Muy buenas.

Un beso.

Alexxx dijo...

jajaja eso como es comun que pase, que se crucen conversaciones

La Vivi dijo...

Yo tambien estoy pensando que de Repente Maribel es nuestra pariente, las situaciones son muy similares a las de los Arroyave.
Que bonita historia, la verdad me ha gustado todas sus "historias citadinas".

Chapolita dijo...

Ja, ja, ja...qué gracioso y qué buenísimo el chiste que compartió Diana. Por cierto me encantó tu dibujo.