viernes, 10 de julio de 2009

Posesiva

Como es viernes de nuevo, aquí los dejo con dos de las historias más insólitas que me han contado. Lo increíble de todo es que dos hombres que conozco tuvieron, cada uno por su lado, experiencias casi idénticas... y estos caballeros no se conocen entre sí. Eso sí, ambos tenían muchas cosas en común cuando vivieron estas experiencias.

Una tarde de viernes en la oficina, durante un largo "tiempo muerto" que solíamos tener ese día de la semana, nos dio por contar historias de miedo. De esas que me gusta compartir con ustedes precisamente los viernes. La mejor historia de esa tarde la contó Carlos quien dijo que cuando se acababa de separar de su ex esposa, una noche llegó a su casa y como no tenía nada mejor que hacer se fue a su cuarto y se acostó esperando conciliar el sueño.
Cuando estaba por dormirse escuchó un ruido. Sí, era como si alguien abriera la puerta de la calle y entrara. Con toda claridad pudo escuchar los pasos que se dirigían directamente a su dormitorio. En ese momento, intentó incorporarse y tomar algún palo o algo para defenderse, pero inexplicablemente se quedó paralizado en su cama. Dijo no haber sentido miedo, pero le fue imposible mover un solo dedo.
De pronto, en la penumbra y ante su asombro, vio la silueta de una mujer que se dirigió hacia su cama, se subió a ella y a gatas llegó hasta donde él estaba. Se acercó y le susurró al oído "eres mío". Por extraordinario que parezca, Carlos no pudo verle el rostro.
Como les dije, una historia similar vivió don E. un vecino mío quien se ha caracterizado por ser un hombre muy valiente. Me enteré de la historia cuando le conté a mis hijas la vivencia de Carlos. Entonces mi hija mayor me dijo que algo idéntico había vivido don E. Ese señor se ha enfrentado con mareros que han intentado robarle. El don, pues, no se anda con cuentos y es realmente un hombre para nada miedoso.
Pues bien, don E. vivió un tiempo separado de su familia mientras él arreglaba la casa recién comprada. Una noche, cuando acababa de acostarse escuchó cómo se abrió la puerta de la calle y luego los pasos hacia su habitación. A pesar de su valor, no pudo moverse. La historia es idéntica a la de Carlos. La mujer se acercó a su cama y casi encima de él le susurró que él le pertenecía.
Cuando pudo moverse, don E. se levantó, se vistió y se fue esa misma noche con la familia. Tuvieron que pasar tres días para que ese hombre volviera a su casa y, como les repito, a mí me consta que es un hombre a veces hasta temerario. ¿Alguien por casualidad sabe quién puede ser ese personaje que entra a las casas de los hombres solos, se sube a su cama y les susurra "eres mío"?

16 comentarios:

Lujo dijo...

Hola Nancy,
Permíteme ser mala y travies ;P ....Tengo la sensación que a muchos hombres les encantaría que les pasara algo similar :O. Esto te lo cuento pues un compi de la Universidad me comentaba una serie de "fantasías" que me dejaban perpleja. (Creo que alguna neurona la tenía de "vacaciones")
Por otro lado, te prometo que me pasa algo así y salgo corriendo, no me alcanzaría nadie ;P
Menos mal que leo esto "siendo de día"...ya sabes que tus historias de viernes las leo a la luz del día ;)
Mil abrazotes enormes!
Cuidate!!
Buen fin de semana!

Alejandro Ramírez dijo...

Es una situación tenebrosa, cierto, y más cuando la persona no puede moverse. Pero ya que estaba allí podría haber aprovechado la ocasión.

Lena dijo...

Qué miedo, Nancy!

Y qué haría yo si se me presenta un chico y me dice ers mía???

Voy a pensarlo...

jaja

Un beso, Chapina mimada!

Lena dijo...

Qué miedo, Nancy!

Y qué haría yo si se me presenta un chico y me dice ers mía???

Voy a pensarlo...

jaja

Un beso, Chapina mimada!

La Vivi dijo...

Que terror recorde la pelicula "EL ENTE". No pude dormir tranquila por meses (Y eso fue solo una pelicula).

Any dijo...

Bueno yo concuerdo con Lujo, me parece que a muchos les gustaría que le pasara eso, y que no quedara solo en las palabras ejem ... jajajajja!
Hablando en serio, no sé que será, a mi me parece mas bien como si hubiera sido un sueño por el tema de que no pueden moverse. Lo que sea, yo me levanto y corro, corro, corro y no vuelvo mas a esa casa!
besos y apapachos, me encantan tus historias de viernes!

MAGO dijo...

Buena historia te pone a pensar en "eres mio"...

norma dijo...

A mi no me gustan las peliculas de terror, no sé no puedo, me parece que es sufrir sin necesidad, mi hija e hijo son fanáticos de este género de películas y jugaban en la play estos juegos de terror,tenian miedo!! pero era como masoquearse adrede. Despues venían y me contaban, por más que yo les insistía que aún contado, me daba miedo. con tu historia me pasa algo similar lo leo y me da un escalofrío por la espalda. Me las creo todas.te mando un beeso
---
Te dejo un recado en mi blog, tarea y premio para tí.apapachos.

Mimí dijo...

Yo conozco más de uno que pagaría por que le sucediera eso, jejeje,supongo que algún detalle omitieron tus amigos,,, ¿Su voz era como una gruta cavernosa? su piel estaba intensamente fría?
¿El tacto de su pelo producía escalofríos del magnetismo?
Un abrazo sonriente

Tamara dijo...

Capaz que si les decia Soy tuya, se espantaban menos no?? Jaja, que buena historia, que coincidencia, sería una especie de ninfómana etérea? :)
Me recordaste otra historia, pero esa va incluida en lo que estoy escribiendoté, viene lento porque ando corta de tiempo, (como verás sigo llegando tarde :) pero va en camino...
Ahora, de verdad, que susto pobres hombres!! Yo me muero jaja
Besotes!!

Any dijo...

Querida Nancy, te dejé un premio en mi blog, es muy lindo y no tenés que hacer nada no te asustes.
Espero que te guste
un beso

Pedro Alejandro dijo...

WOW. Eso tambien me dio miedo. Lo curioso es q dos personas diferentes. ¿tendrian algo en comun?
Es la primera vez q leo acerca de eso. Muy interesante... como siempre.

Le Socialite.

Becca dijo...

hay dios mio a mí me da algo

LadyMarian dijo...

Mmmm.... Me encantan tus historias. Y puede ser que los dos estuvieran dormidos (los dos estaban en la cama) y se podría llegar a decir, como dijo Lujo, que ésta es una fantasía muy habitual...

Claro que podemos divertirnos y pensar cosas más terroríficas, no? Por ejemplo que era un alien, extraterrestre o uno de "esos seres" y quería "testear" a los humanos, o quizás procrear con uno de ellos con fines científicos. Claro que luego le "borran la memoria" a la víctima y éste sólo recuerda la frase "eres mío". jajaja!!

Mejor no miro los delirios que escribí antes de arrepentirme y borrarlo. jajaja!!

Besos

Alexxx dijo...

esta historia si que esta bien gruesa!!

SETH dijo...

hola nancy, he estado un poco ocupado, nuevas atribuciones en el trabajo, la u esta cada vez peor, ya casi salgo ultimo semestre, pero no me pierdo tus historias, me acaba de pasar algo de locos, te lo contare mas con tiempo y si creo que conosco esta historia, deja que me recuerde y te aviso, saludos y quedo pendiente de la reunion