lunes, 16 de noviembre de 2009

Introducir las extremidades III


No sé si en otros países se dice igual, pero aquí "metemos la pata" o tenemos boca de calcetín todos aquellos que decimos o hacemos cosas inoportunas en el lugar y, o, momento más inoportuno.
Así pues que si hubieran olimpiadas para los más hábiles en introducir las extremidades inferiores, mi familia ocuparía el podio completito. Casi podría afirmar que es un gen que se transmite en línea materna directamente a la siguiente generación (para muestra los remito a las entradas I y II de la materia en este blog).
Pues bien, como estamos en este mundo para aprender y para reírnos de nosotros, le pedí a mi hija mayor, "la Mau", que me autorizara publicar esta pieza de colección de la familia.
El semestre pasado, mi hija recibió clases con un escritor y filósofo de mucho renombre en el país. Un intelectual al que yo admiro mucho y con quien tuve algún tipo de acercamiento profesional hace un par de años, cuando ganó un importante premio literario a nivel centroamericano (recuerden que soy periodista). 
Pues bien, mi hija confirmó que su catedrático tenía la calidad profesional y humana de la que yo le había hablado... y demostró que ella tenía ese terrible gen del metepatismo, o tacto de elefante, como también le dicen :os.
Como al catedrático le llamó la atención el segundo apellido de mi hija, pronto se dio cuenta de quién era la madre de su pupila, así que mi nombre solía salir a bailar en las pláticas informales fuera de clase entre maestro y alumna.
Un día, el catedrático le preguntó a la Mau:
-¿Vio su mamá que acabo de publicar un libro?
Y mi hija, muy ufana, para demostrarle que "por supuesto", que sí, que estamos en todo, le respondió:
- Sí, si fíjese que mi mamá me dijo que iba a comprar el libro, pero yo le dije que para qué iba a gastar, que aquí en la universidad lo están regalando...
¡Plop!






22 comentarios:

maria jose moreno dijo...

jajajaja...menudo gen. Gracias Nancy por poner una sonrisa en mis labios. DIle a tu hija que se cuide y sobre todo que se cuide ese gen.
Besos

Marucha dijo...

Que bellos son los hijos con su franqueza.

FBM dijo...

Una de las meteduras de pata más bochornosas es cuando el niño dice"Mamá ¿quien es esta señora tan fea?"

steve dijo...

Que linda..! por lo menos, en lo economico estas cubierta...ja ja ja
Buena Historia.

La Vivi dijo...

Nancita el comentario anterior es mio. El muchahchito andaba por los blogs de su clase de ingles. Sorry.

Rochitas dijo...

"tragame tierra". Que lindo el dibujito, Nancy.

Mariela Torres dijo...

Jajaja, no puede ser tan franca.
Me gustó esta anécdota, ¡pobrecita, te quiso dejar bien parada!

Besos.

LadyMarian dijo...

jajajaja!! Eso se llama "meter la pata". Acá también le decimos así. ;P
Besos

LUNA dijo...

Aqui tqmbién metemos la pata.
De todas fomas la niña demostró un sentido del ahorro y de la lógica!!!! Solo metió media pata jajajaja
Un besito

Nancy dijo...

Hola María José, me alegra haberte puesto esa sonrisa... yo creo que la historia del miércoles también lo hará... eso espero. Apapachos

Maruchaaaa, que alegre volver a verte. He andado por tus blogs, pero sin tiempo para dejarte un comentario, disculpa. Creo que nuestros blogs tienen mucho en común.

FBM, yo creo que la peor que yo he sabido es una que conté sobre unos padrinos tacaños... jajaja

Vivi, ya decía yo que aquí nunca se había asomado ningún Steve. Es cierto, en lo económico estoy cubierta... apapachos

Rochitas, gracias. Tenemos pendiente el dibujo que quieres de la maison... pero necesito la foto porque no tengo idea... :o)

Ay, esa mi hija es súper prudente, desde chiquita lo fue... por eso es que esta historia me hace pensar que se despertó el gen...

Ay LadyMarian... que metida de pata, jajaja, lo bueno es que da mucha risa. Estoy segura de que el lic. lo tomó por el lado amable.

Y bueno, Luna, tienes razón... medio metidita de pata... jajaja

Any dijo...

Parece que lo de "meter la pata" es bastante universal, se dice por todos lados.
Que momento! Me imagino la cara del profe jajajajja. Y bué ... fué sin querer queriendo como decía el Chavo.
besos

Neogeminis dijo...

jajjaaj...me encantó eso del metepatismo! ajjaaj es muy elocuente! y lo de tacto de elefante también merece u destacarse!! ajajaja...me ha hecho reir la metida de pata de tu hija1 ajajaj...se ve que no tienen ninguna malicia! jjeej

un abrazo!

Luisa Arellano dijo...

Y yo, mi queridísima Nancy, me muero al no poder seguir con más asiduidad todas tus maravillosas historias.

Lo de tu hija es sinceridad y lo demás puro cuento jajajajajaja me imagino la cara del profesor cuando se lo dijo jajajajaja.

Un montón de besos, reina.

Abril dijo...

Que hermosura de nena.

Abrazos miles.

Eva Magallanes dijo...

¡En Chile también se dice meter la pata! y los niños/as desde el punto de vista de los adultos la meten bien metida porque son transparentes y asertivos a más no poder. Entretenido blog, volveré!.
Con esto de la metida de pata se me ha ocurrido que sería divertido y aportador hacer un glosario de "frases" como esa, para ver cuales se repiten en nuestra cultura latinoaméricana y a la vez conocer otras que no se usan en los países de origen (la del calcetín es desconocida para mí). ¿¡estaré metiendo la pata con una idea absurda?!. Por si acaso dejo éstas: chancho en misa, más pesada que tanque a pedales, más perdido que mojón en la noria!

un abrazo, desde el confín austral...

Eva Magallanes dijo...

Ah, otro... "tirar toda la carne a la parilla"

Quien Sabe... dijo...

Que risa con lo de tu hija, peor hubiese sido, yo le dije a mamá que no lo comprara que nos lo piratearamos de internet, no?.
Cuando era mas pequeña llamaron a casa preguntando por mi madre y mi madre me hacia señas de que dijera que no estaba y yo ni corta ni perezosa dije: Señora XXXX, mi madre manda a decir que no esta, asi que mas tarde puede volver a llamar a ver si ya quiere ponerse jajaja.. La que me dieron ese dia fue poco jajajaja

Nancy dijo...

Jajaja, Any, veo que es universal… y que el Chavito también llegó al Sur.
Apapachos

Ay Neo, mi hija no tiene malicia, es cierto… pero heredó a la madre y a la abuela y sus buenas intenciones la hicieron pasar un momento difícil.

Querida Luisa, vuelve cuando puedas… siempre serás bienvenida. Me alegra que te gusten las historias y que veas con esos ojos a mi hija. Creo que el profesor también lo hizo así.

Gracias, Abril, aunque vela bien, que es toda una señorita universitaria.
;o)

Eva, bienvenida. Tienes razón, podemos hacer una especie de refranero, una antología de frases de toda Iberoamérica. No estás metiendo la pata para nada. Mira que lo de boca de calcetín me da mucha risa porque significa que “abre la boca para meter la pata”. Y bueno, no conocía ni una sola de las que mencionas. Creo que tu iniciativa la podemos trasladar al Sur, jajaja, que es un blog en el que participo con varias amigas de porái y ésta es su dirección: http://elsurnuestro.blogspot.com/ Por cierto, me gustaría conocer lo que significa cada una de tus frases porque me quedé en blanco.
Excelente propuesta.

Quién sabe… tienes razón… ¿te imaginas? Jajaja. Y mira si eras traviesa… los niños suelen decir así: “dice mi mamá que no está”, jajajaja ¿lo hacías a propósito? Pobre tu mamá.

Eva Magallanes dijo...

Nancy, que bueno que te ha gustado la idea. Ya envíe un correo al SUR... diciendo que quiero participar, claro que no mencioné lo de las frases latinoamericanas ¡hagámoslo!
Chancho en misa: algo completamente fuera de lugar, bizarro, desubicado.
Tirar la carne... : poner todo lo que tenemos, ponerle empeño, jugársela, demostrar lo que somos y tenemos.

Bueno la del tanque... es más clara y la del mojón... un mojoncito que da vuelta por las cañerías... perdido el pobrecito!

Besos!

Angel Elías dijo...

hace un tiempo un amigo en una biblioteca revisaba el catalogo de libros y le preguntó a otro amigo que en ese momento le acompañaba: quién pide este porqueria de libros para esta biblioteca. El le rspondió: es M. la que te está oyendo atrás. Desde ese día aquel amigo ya no va a la biblioteca.

jejejeje. el catedrático que ya imagino quien es, debe haber filosofado sobre su condición jejejeje

un abrazo

Quien Sabe... dijo...

¿Traviesa yo? ¡Jamás! Eso pasa porque los padres le dicen a los niños que no digan mentiras y luego van ellos y mienten, pues yo no podía mentir en una situación así jajajaja.

Ya luego de los azotes en el culete comprendí que los padres pueden decir mentirillas "blancas" jajaja

Y traviesa nada que ver, es que mi madre daba azotes al contado jajaja, si me lee me mata jajaja

Anónimo dijo...

jajaja es q la leo y la leo y me mato de la risa! los comentarios tambien me causan mucha gracia. OOPS!!!
"la Mau"