lunes, 30 de noviembre de 2009

Travesuras infantiles IV



Ya hemos hablado que en toda familia siempre hay un hijo o hija más travieso que los demás (al menos se ha tocado concretamente en tres posts anteriores sobre el tema).
Pues bien, una de las mejores cosas que le pueda pasar a uno es descubrir que uno de sus progenitores tuvo tan dudoso "mérito" en su familia. Eso garantizará alegres historias para recordar y compartir.
En mi caso, se trata ambos padres... así que esto multiplica las historias y explica, de paso, las travesuras de mis hermanas.
Hoy les contaré un poco sobre mi madre... Ah, no sé mis tíos... supongo que fueron tremendos... pero mi mamá seguramente los superó con creces. Ella era la menor de todos sus hermanos, así que venía "corregida y aumentada".
Pues bien, mi mamá fue la más pequeña hija del segundo matrimonio de mi abuelo quien enviudó siendo joven. Luego él se casó con mi abuela, a quien le doblaba la edad. Así que su hija mayor (la del primer matrimonio) era casi de la edad de mi abuela.
Pues bien, esta tía tuvo un laaaaaaargo noviazgo. Creo que duró algo así como 17 años de novia de mi tío hasta que finalmente se casaron "hasta que la muerte los separó" (y supongo que los volvió a juntar).
Pero bueeee, ya me salí del tema.
Lo cierto es que cuando mi tía era novia de mi tío, ellos se encargaban todas las noches de cerrar la panadería que mi abuelo tenía frente al Hospital General. Y como toda pareja de tortolitos, aprovechaban esos momentos de oscuridad y silencio para darse sus piquitos y decirse cosas bonitas.
Mi madre... que era una niña muy traviesa y pícara, se escondía tras el mostrador para ver aquellas escenas que para cualquiera que no sean los protagonistas resultan divertidas.
Cierta noche, cuando apagaron la luz y estaban en ese momento de la despedida, mi tío le cantó a mi tía un trozo de canción:
-"¿Quién te quiere como yo?"
A lo que mi tía respondió, también cantando: 
- "nadie, nadie, nadie..."
Y luego...
-"¿Quien te adora como yo?"
-"Nadie, nadie, nadie..."
La niña (mi mamá) soltó una carcajada y delató el lugar de su escondite ante el sonrojo y enojo de los enamorados.
De más está decirles que por esa travesura recibió una buena tunda y la prohibición de que volviera a espiar a los prometidos... 
...Pero no escarmentó (continuará)...

18 comentarios:

Freak dijo...

Qué curiosidad tan grande producen en los niños las cosas que hacen los mayores. Y si tiene que ver con relaciones sentimentales, más. Recuerdo una situación similar, espiando los besos que se daban vecinos y vecinas, e incluso más, no me tires de la lengua. Bueno, lo cuento. ;)
Por una ventana veíamos a una pareja haciendo el amor, bueno, veíamos sus pies, y no se nos ocurrió nada mejor que tirarles tomates. Ya ves qué patético, pobrecitas niñas éramos.
Un fuerte abrazo, apapachos.

Y es verdad que cuando podemos equiparar nuestras traversuras con las que hacían nuestros padres relaja mucho.

LadyMarian dijo...

jaja! Qué historia divertida! La curiosidad de los chicos tiene muchísima fuerza! Las ganas de investigar lo que hacen los grandes siempre me ha parecido muy divertida. Y qué curiosidad me provocaste a mí! Quiero saber cómo sigue la historia!
Besos

Neogeminis dijo...

jajajjaaa...qué buena anécdota!..ajjaja...qué manera más brusca de romper el romanticismo del momento! jejje...17 años de noviazgo?????????????????????? menos mal que después terminaron casándose!jejejejee...en lugar de hijos debieron haber tenido nietos! ajjaajaja


un abrazo y gracias por compartir estas divertidas historias de familia, y además, maravillosamente ilustradas!!!!

Anónimo dijo...

linda historia

Ardilla Roja dijo...

jajajaja qué bueno, Nancy. Los niños y sus ganas de descubrirlo todo.

Coincido contigo en que es bueno conocer que ellos (los padres) no eran unos santitos. Siempre puede una defenderse sacando esas situaciones a relucir. Mi padre cuenta pocas cosas, pero a veces se le escapan y algunas dan para muchas sesiones de risa.

Feliz lunes
Un abrazo

CAS dijo...

Tener tan buenas credenciales como las tuyas, me asegura que seguirás contandonos historias tan divertidas como éstas. SON UNA FABRICA DE ANÉCDOTAS VOS Y TU FAMILIA....jajajaj
MUCHOS ABRAZOTES!!!!

La Vivi dijo...

Si porfa sigue contando estas travesuras que no acabaron de ninita. Otras travesuras de adolecente tambien y las que les hizo a los tortolitos. Gracias por recordar esta picardia.

igne fatui dijo...

un placer pasar a visitarte, como siempre

saludos

maria jose moreno dijo...

Mi querida Nancy, dejé tu blog para irme con buen sabor de boca a la cama y asi ha sido. Me encantan estas historias de tu familia y sobre todo la manera en que las cuentas.
Buenas noches aqui, que tengas un buen día alli.
Besos guapa

Any dijo...

A los chicos les encanta esconderse y espiar, siempre están tratando de descubrir cosas, lo que no les cuentan, lo que no saben, siempre están atentos aunque parezca que están en su mundo, son un peligro jajajaa.
Ahora yo también estoy asombrada, 17 años de novios? Pero novios en casas separadas o vivían juntos? A que edad se casaron? perdón por ser tan curiosa pero me resultó sorprendente.
un beso

Hilda Guzmán dijo...

jajajaja que risa!! la verdad yo también me hubiera reído así jaja

Mariela Torres dijo...

Jajaja, sí, qué historia divertida.

Besos.

Alexxx dijo...

17 años de noviazgoooo!!!! que aguante!!! jaja (y me imagino que aguante de lo otro tambien jajajaj)

ah los ni;os siempre de traviesos, de hecho hoy me conto un compa;ero de trabajo que su esposa una vez se escondio en un cuarto de la casa de sus abuelos jugando escondite y quesi los viejitos se pusieron en canchis canchis jajajaja

cristal00k dijo...

Y es que los pequeños, siempre somos un poco más bichitos
jeje!
Simpática la historia Nancy.

Nancy dijo...

Ay Freak, me has hecho reír tanto, jajajajaja, sólo a los vecinos se les ocurre hacerse el amor con la ventana abierta. Nada de patético, yo creo que eran unas niñas traviesas, jajajaja
Y bueee, te diré que mi misma madre debe reconocer que fue muchísimo más traviesa que yo. Eso sí, mi hermana Bele salió corregida y aumentada.

LadyMarian, los chicos son muy curiosos y hay que saberlos encaminar. Yo creo que depende de la forma como se les corrija sus "indiscreciones" se les puede ir ayudando a ser adultos sanos... o, por el contrario, se les contamina la mente... pero eso es harina de otro costal... y justo de costales de harina trata la continuación de la historia.

Ay, Neo, me hiciste reír. Mira no sé desde qué edad empezaron el romance. Debe ser una hermosa historia de amor porque tuvieron ese largo romance y su matrimonio fue súper largo también. Recuerdo a mi tia en la boda de una de mis hermanas. Ella, con su cabecita blanca, con décadas de matrimonio le decía: "espero que seas tan feliz como lo he sido yo". Siempre pensé que ese era amor verdadero.

Gracias, anónimo.

Tienes razón, Ardilla, yo creo que por eso a los papás no les gusta contar sus travesuras, jajaja, o solo nos cuentan las que les conviene...
;o)
Apapachos

Cass, jajaja, me temo que tienes razón... Y bueee, si se me llegaran a olvidar o a acabar las travesura de mis padres, pues aquí está abierta siempre la posibilidad de que ustedse también compartan las suyas y las ajenas, jajaja. En fin, como tengo once sobrinos y dos hijas, también puedo ajustar con las de ellos. ;o)

Nancy dijo...

Vivi, ya sabés que si te acordás de alguna otra me la mandás y la compartimos por acá. Mientras tanto, yo aprovecho cada reunión familiar para "meter pita y sacar listón"

Igne, lo mismo digo de tu blog. Un gran día para tí.

María José, gracias por el cumplido. Adoro este medio porque me gusta imaginar que mientras yo escribo, otros duermen y viceversa. Ah, algún día vamos a coincidir en tiempo y espacio... espero.

Any, supongo que lo que dices también tiene algo de experiencia propia. Ay, imagino que debes haber sido tremenda... "canela fina", decimos acá.
Y sí, fueron novios a la antigua... de manita y besito, cada uno en su casa. Y después se casaron y fueron muyyyyy felices. Pero voy a indagar más.

Hilda, seguramente yo no solo me hubiera reído... jajaja, qué lindo verla por acá de nuevo. Apapachos


Hola Mariela, gracias por venir.
Feliz día

Alexxx, jajaja, no me digas. Ay Alexxx, nos deberías de contar esa historia... claro que obviando algunos detalles. jajajaja

Uy Cristal, es cierto... imagino que tendrás muchas historias. Algo en esa carita me lo sugiere. Apapachos

norma dijo...

Que graciosa la historia de los tíos, que cantaban como los Pimpinela jajaja y que traviesa tu mamá. se tuvo que bancar una tremenda paliza la pobrecita. te mando u beso.

Sonia. dijo...

yotampoco me hubiera aguantado la risa!!... XD jajajaja... y por supuestisimo que volveria hacerlo a pesar de la tunda!. jejeje

vientos por tu mama!


besitos nena!