lunes, 2 de febrero de 2009

Deudas de honor

Retomemos las historias citadinas y también el tema de los niños.
Hoy no se trata de una niña indiscreta, sino todo lo contrario.
Un día, iba mi mamá con mi prima Eu por la calle haciendo mandados. De pronto, al pasar frente a un negocio, la Eu, que en ese entonces no tenía más de siete añitos, se regresó en un gesto de pretender ocultarse.
-¿Qué te sucede? preguntó mi mamá. Y la niña muy seria le respondió quedito:
-Es que mi papá le debe a ese señor.
Ante semejante respuesta, mi mamá que tiene una mente de escritora de novelas, se puso a maquinar mil cosas. (¿En qué estará metido ese mi cuñado...? etc.).
Sin embargo, respiró tranquila cuando al preguntarle a la Eu
-¿Qué cosa le debe?
la niña respondió
- Una disculpa, porque no ha pasado a saludarlo, como lo prometió.
;o)

12 comentarios:

Alexxx dijo...

jajaja los niños!!!

Que bonito el dibujito de la mesa!

Saludos!

Becca dijo...

lindos lo niños!!

SETH dijo...

JAJAJAJ QUE TIERNA, ESO ME RECUERDA A MI SOBRINA, LA EXTRAÑO MUCHO

el Kontra dijo...

linda la Eu, yo por eso pasó siempre a saludar :) Abrazote!!!

Lena dijo...

jajajajajajajajajajajaja!

Amo estos cuentos, Nancy!

Te dejo un abrazo!

(Gracias por el cariño, guapa...es recíproco...apapacho recibido!...otro para ti!)

JORGE SOLANA AGUIRRE dijo...

Los ninos deben ser inmortales y nunca crecer.siempre deben estar en ese estado perfecto; que es la infancia.

Abril dijo...

ooooooooooh que ternura de niña.

Johan Bush Walls dijo...

Tan lindos los niños.

Salú pue.

el VERDE !!! dijo...

Cuando era chico, en el barrio donde creció mi padre, había un carpintero de nombre Roberto.

Don Roberto hacía buenos muebles, pero tan habilidoso era con la madera como con el vidrio (el vidrio de las botellas que se chupaba).

En una de sus visitas de bolo, entró a una tienda y pidió fiado. Algo ridículo para nuestros días... Q35 centavos creo.

Pero era tal la vergüenza de Don Roberto (además pastor) que nunca más volvió a pasar en frente de esa tienda.

Creo q hay deudas monetarias y deudas q solventar con uno mismo.

Duchessa di Lossi dijo...

Jajaja, tan bellos que son los niños!! =) un abrazo!

Cristian Mejía dijo...

Nada como la blanca inocencia de los ninos. Lindo Nancy.

tH3 j0K3r dijo...

ay deo meyo, niños, jejejeje