lunes, 23 de febrero de 2009

Encuentro con la Siguanaba

Queridos todos
Antes que nada quiero ofrecerles disculpas por haber abandonado el blog por unos días y no haber publicado la historia de miedo el viernes pasado. Por eso va mi disculpa especial para Aarón Lechuga quien había enviado la historia para dicha cita de misterio. Pero como cualquier noche es buena para los cuentos de aparecidos, aquí les dejo este encuentro con la Siguanaba. Feliz noche...


Para Navidad y año nuevo la familia de mi ex se reunía toda en su casa. En serio que eran uuuuuuun montón, pero igual me llevaba bien con la mayoría. Los más patojos, nos poníamos a ver quién aguantaba más tiempo desvelado. Claro, yo tenía experiencia ya que como había pasado tres años estudiando arduamente, me desvelaba mucho. Entonces pensé: un día más de desvelo no me matará y además les podía ganar a todos.

Justo pasadas las doce, luego de ir a mi casa corriendo a saludar a mi mamá (jajaj eso sono como aquella canción vieja), pasaban por mí y nos íbamos a ver quién ganaba la apuesta. Ese año nos pusimos a contar historias de miedo para asustar a algunos y que se quedaran dormidos o desistieran de la apuesta. Claro yo conté la historia de la Siguanaba, un personaje que llegaba al patio de las casas y se bañaba a guacalazos. Les dije que se escuchaba como si alguien estuviera tirando agua sobre el piso del patio y que cuando iban a revisar no había nadie, solamente se sentían escalofríos y el patio estaba húmedo, no mojado pero sí húmedo.

Fue en ese instante, cuando estábamos justo en medio del padio de todas la casas, cuando me quedé callado y escuché perfectamente que estaban tirando agua en la vencidad. Si uno se paraba sobre la pila de la casa de mi ex, se podía ver el patio de la casa de la par, debido a que la pared no era muy alta.

Les aseguro que lo pensé mil veces antes de hacerlo, pero me arriesgué, me subi, y empece a buscar de dónde venía aquel sonido de guacalazos. No sabía qué esperaba ver, pero de pronto vi una silueta en medio de la oscuridad, parecia una persona adulta, pero la poca luz impedia que lo viera bien. De un instante a otro la persona o ente que estaba tirando el agua se detuvo y note que empezó a caminar hacia donde yo me estaba. Claaaaaro que no esperé a ver si se acercaba más, solamente pegué un salto de la pila hacia el suelo y sin decir mayor cosa les dije a todos que mejor entrábamos a una casa, y sin preguntarme todos nos metimos en la sala de la casa del tío de mi ex.

Debido a la cara de susto que tenía todos se dieron cuenta de que no estaba jugando y por desgracia nadie ganó la apuesta, ya que nadie pudo dormir esa noche, de pensar que se nos iba a aparecer algo. Yo no esperaba que se me apareciera ya la habia visto y no deseaba verle el rostro, solo de pensar cómo sería o qué sería. Esa vez sí me asuste bastante.

9 comentarios:

SETH dijo...

Decime como no te vo a perdonar, si yo mismo he estado atrasado, sin poder poner algo, sin poder leer el blog de los demas, muchas veces tenemos que atender esos asuntos importantes, y oye gracias por mencionarme nuevamente y por este espacio que me has dado, te escribire luego la nueva historia, saludos

Lena dijo...

Esta vez si me asuste bastante...

!Yo me asusto siempre!

jajaja!

Besos, Nancy querida y MIL GRACIAS por contestar, por opinar acerca del mundo blog.

Me voy a China el 29.

Ya te contaré!

Lo que sí es seguro es que tus apapachos son lo primero que meteré en la maleta!

(gracias de nuevo)

Besistos!

Luisa Arellano dijo...

No te preocupes, Nancy, no siempre puede uno actualizar el blog con la frecuencia que le gustaría. Yo misma estoy pasando unos días en los que escribir en él es imposible, al igual que visitar los blogs amigos. Son momentos especiales, que debemos comprender.

Felicidades de nuevo a Aarón por esa historia de miedo y repelús navideño que nos ha dejado. Es cierto que hay cosas inexplicables que nos hacen poner pies en polvorosa y no esperar a averiguar un razonamiento lógico.

jejeje... qué miedo se pasa!!!

Besotes

Johan Bush Walls dijo...

Que se me hace que Aaron se salió de aquella serie, X files creo que se llamaba.

Salú pue.

la-filistea dijo...

Ja ja ja ese Bush me hizo reir.. se la echó buena..

De veras como lo asustan a uno. Aarón no has pensado hacerte una limpia con chilca?

Alexxx dijo...

le salio el tiro por la culata, que susto!

el VERDE !!! dijo...

A la siguanaba nunca la he visto. Las únicas sombras, figuras femeninas conocidas con las que me he topado han sido de esas que se te suben en el carro.

Una vez fue ahí por El Zapote, la otra, en las últimas curvas de Las Cañas, camino a Antigua, ahí x San Juan Gascón.

Y una vez, en la siguiente cuadra al Parque San Sebastián, vi tres mujeres vestidas de negro. Venía manejando, en la madruga y con mucho sueño. Las vi como a media cuadra antes de llegar al semáforo de la librería Loyola, pero al llegar al semáforo sus vestidos negros parecieron irse con el viento y así fue como se desmaterializaron.

Lujo dijo...

Hola Nancy,

Milones de millones (como diría mi adorado Shin Chan) de gracias por tu apoyo.
Tomo nota de los sabios consejos de tu madre y de los dichos inteligentes de tu gran país. Los voy a anotar en mi diario personal para no olvidarlos.

He visitado tu web de dibujo...y me ha encantado tu talento. Me parece un acierto que ese espacio tan creativo y artístico tenga un espacio propio. No sé si los has expuesto o te los piden para publicarlos...pero son fantásticos.

Veo que eres periodista y por tanto una buena redactora, contadora de historias....Felicidades, en este mundo se necesita gente como tú.

Mi total agradecimiento por tus palabras, atención....
No dudes que te voy a seguir, haces cosas muy interesantes.

Un abrazo, de corazón.

Lujo dijo...

Ups....Nancy....Perdona si me equivoqué al enviar el mensaje. ;)

Mil gracias otra vez.