lunes, 11 de mayo de 2009

Ángeles (como que me cuidan)


Para empezar la semana, se me ocurrió contarles una linda historia que viví hace pocos años. Es un poco difícil para mí reconocer que he sido una persona muy escéptica y contarles historias que me han ido cambiando la vida y el punto de vista. Si bien no creo en muchas cosas, al menos ahora soy más abierta y le concedo a las cosas el beneficio de la duda.
Pero entremos en materia:
En aquel tiempo yo tenía unos vecinos cubanos a quienes les daba "jalón" con mucha frecuencia. Una noche, cuando nos dirigíamos a la colonia desde el centro de la ciudad, me di cuenta de que el súper Chevy ya no tenía gasolina. Estaba al final de la reserva, como diría una amiga, "en la E de ¡echame gasolina! (empty). Pero era ya muy tarde y la gasolinera más cercana estaba ya cerrada. Las luces estaban apagadas. De todas maneras me metí en el área de despacho para pensar mejor qué podíamos hacer. Otro vehículo estaba allí y el conductor me dijo
-"Mala suerte. Está cerrado".
Arrancó su carrito y se fue.
Nosotros permanecimos allí, mientras yo trataba de pensar qué hacer puesto que no llegaríamos a la próxima gasolinera.
De pronto apareció un hombre sonriente y le pregunté si me podía vender un poco de gasolina.
Él asintió y me despachó Q50 que le pedí.
Al momento de pagarle, se me hizo feo pedirle factura, así que sólo le pagué y le dije
- Muchas gracias, usted es un ángel.
Yo jamás digo esas cosas. Y mucho menos en aquel tiempo. No sé cómo salieron esas palabras de mi boca.
Luego arranqué, pero antes de tomar el bulevar, volteé a ver y no había nadie. Mis amigos cubanos se quedaron sorprendidos. El área era bastante grande y no había dónde pudiera ocultarse en tan poco tiempo.
Esa noche sentí que realmente había vivido un momento mágico. Sentí una enorme felicidad que no puedo explicar.
Pasamos otras noches, un poco más temprano, pero la gasolinera estuvo cerrada a piedra y lodo.
Independientemente de si lo que ocurrió fue más allá de lo normal, si aquel hombre era un mortal o no, yo siempre he sabido que se trataba de un ángel.

20 comentarios:

DIANA dijo...

Hola Nancy!

sabes..yo si he conocido a algunos ángeles...esos que no sabes de donde salen y desaparecen como vinieron...

Que buena anécdota!

Abrazos!!

Any dijo...

Que linda historia! Pensar que hay ángeles por ahi dando vuelta y cuidándonos no está nada mal.
Nunca me pasó algo asi, pero conozco un par de personas a las que les han pasado cosas de este estilo (siempre buenas). Quizas algun dia de estos las cuente en mi blog.
Apapachos y besos, un montón =)

Lujo dijo...

Hola Nancy,
Yo no sé si existen ángeles, pero sí que hay momentos complicados en la vida en que te curzas con un desconocido que de forma desinteresada te echa una mano.
Lo que esplicas es muy hermoso. Es posible que lo fuera..., quiero creer que así fue.
Mi niña, este mundo necesita de buenas vibraciones....hay demasiadas penas en él.
(Perdona este rollo..creo que me puse trascendental)
Abrazotes enormes de todo corazón.
Cuidate!!
Feliz semana!

Alejandro Ramírez dijo...

No tengo ninguna anécdota como esa que nos has contado. No sé si los ángeles existen o no, pero sí siento que algo o alguien me acompaña y me va enderezando las cosas a mi paso. Me siento con una suerte maravillosa.

Tu historia es muy buena. Un gran abrazo.

SETH dijo...

Que puedo decir, una historia maravillosa, tu sabes que si creo en angeles, es mas hubo una epoca que me encantaba tener imagenes de angeles, y siempre sabre y creere en mi angel guardian, muchas veces la vida nos da la espalda y por mas que quiero recordar mi dicho de que hay que meterle mano, me cuesta, es alli cuando mi angel sale y me lo hace recordar, pero en estos dias, creo que anda de vacaciones, porque nada me sale bien, perdon ya me desvie es que ando molesto por todo, pero no quiero contagiarlos.

Feliz Dia Nancy y gracias por compartir tu linda historia

Cristian Mejía dijo...

Wow! algo parecido me paso por la interamericana, cada vez que me recuerdo se me enchina la piel. Angeles de la guarda dice me abuelita y yo le creo. saludos!

Isold dijo...

Que historia mas interesante,si tu la sientes así, y no la encuentras explicación, !quie sabe! puede que fuese un angel....

Nancy besitos.

el VERDE !!! dijo...

1. q bueno que saliste con gas.

2. o la bomba estaba ya floja o tuve que ser alguien que la liberara. eso solo lo puede hacer un empleado

3. Si fue un angel creo q era uno recién caído del cielo que se quedó con tus 50 tukis para empezar a vivir en este mundo mortal.

4. sí nancy, hay personas que se convierten en ángeles, otras veces son seres que vemos como personas.

un abrazoapacho

Lena dijo...

Los angeles adoptan muchas formas...

Y consienten a las chapinas bonitas!

:)

Un besito, Nancy

Lindo post!

Maru Luarca dijo...

Linda historia Nancy! Que muchos de esos ángeles vengan a echarnos la manita. Saludos.

paola guillen dijo...

Que lindo post y que bonita experiencia sigue abriendo tu mente.

Lujo dijo...

Re-Hola Nancy,
Dudé en hacer la entrada de la sra. Brown que en sí es muy inútil ;P ;P. Si ha conseguido que sonrieras...ya ha merecido la pena. ;)
Te prometo que no busqué las frases que surgen en el post ;). Ellas simplemente surgieron ;P....Lo mejor es que reaccioné riéndome a carcajadas. ;)
Celebro que lo hayas pasado bien...
Abrazotes enormes para ti y toda la family!

cristal00k dijo...

Pues a mí me hubiera venido de perlas tu ángel hace unos días cuando pinché y no acertaba a colocar el gato... (no sé si ahí se llama igual) me refiero a es epequeño artefacto que actua como una grua aguantando el coche, mientras cambias la rueda.
Y encima llovía!
En fin... hay años que no está una para nada jajajaja!
Un beso Nancy.

iL Hell Dogma dijo...

Creo que un par de veces me he topado con personas asi. Pero lo que a mi me ha pasado es que he contado con mucha "suerte" o buena vibra que he llegado a pensar que alguien me protege.

He tenido muchas experiencias que de milagro me he salvado, es una sensacion rara.

Allek dijo...

hola! pasaba a saludarte
te dejo un fuerte y grande abrazo!!
lindo día!

Alexxx dijo...

Pues tienes suerte de que te cuiden angeles, muy buena la historia

Freak dijo...

Qué historia tan curiosa... Siempre tienes relatos misteriosos pero basados en realidad, que es lo que me gusta.
Cuando lo he leido he pensado que nunca me ha pasado algo así, pero al leer a SETH y otros comentaristas me di cuenta de que sí tengo un ángel de la guarda aunque no he sentido que me tocara ni le he visto, conscientemente.
El verde: eso que dices es lo que pasa en "El cielo sobre Berlin" de Wim Wenders, supongo que lo decías por eso. Los ángeles que quieren ser mortales caen del cielo con una armadura, que es lo priemro que venden para empezar su nueva vida.
Besos, y gracias por las historias tan bonitas y los dibujitos.

Guatemalan Genes dijo...

Gracias por la historia y comparto ese vaiven existencial en el que nos aferramos a la razón pero igual no podemos evitar ver lo providencial.

Nancy dijo...

Diana, a ver cuándo nos cuentas esas historias. Siempre son asombrosas. Apapachos

Any, seguramente sí te pasó pero no la recuerdas. Yo creo que siempre son historias buenas y nos llenan de un gozo muy especial. Me encatará leer esas historias en tu blog.
Apapachos, Any linda.

Lujito, no te disculpes, puedes ponerte todo lo trascendental que quieras. Tienes razón, quizá no sean ángeles pero sus actos nos invitan a pensar que lo parecen.

Y bueee, Alejandro, seguro es tu ángel. Esa sensación maravillosa e inexplicable es parte de la magia de creer en ángeles.

Seth, yo sé que crees en los ángeles. Creo que todos quisiéramos creer en ellos. Si no existieran y fueran producto de nuestra imaginación también sería hermoso, porque con ella podemos darles vida.

Cristian, porfis, a ver cuándo nos cuentas tu historia. Sería muy lindo conocerla.

Es cierto Isold. La creo y la siento así. He intentado ir a otras gasolineras a pedir gasolina cuando ya está todo apagado y es imposible obtener ni una agota de combustible... Así que quiero creer que era un ángel.

Hola Verde, de plano que necesitaba la plata, jajaja. Yo no le iba a pedir de regalado y él no me la podía regalar. Pero bueee, siempre recuerdo la historia con emoción y cariño.

¡Eeeeehhhhhhh! Gracias Lena, eres increíble para elevar la autoestima. Apapachos

Maru, ojalá. Aunque también podríamos probar nosotros y fingir que somos ángeles para que pasen más cosas buenas... digo.

Gracias Paola. Me da mucha ternura que vengan esas palabras de ti, una chica tan joven y tan sabia. Mil gracias por tu consejo.

Ay Lujito, nunca dudes. Nos regalas momentos tan divertidos y nos evitas comprar algo que no vale la pena.

Ay, Cristal... lo siento mucho. A como están los tiempos creo que me daría aceptar la ayuda de nadie en esas condiciones, por muy ángel que fuera, jajajaja. Lamento lo que te ocurrió. Quizás la llanta te la pinchó tu ángel para evitar alguna otra cosa peor más adelante. En fin, lo digo porque es una forma de seguir creyendo...

iL Hell Dogma, a lo mejor son ángeles, a lo mejor no. Pero ¿verdad que esa sensación es maravillosa? A ver cuándo cuentas tus historias. O vamos para tu blog o nos las cuentas aquí.

Hola Allek, lindo día para ti también.

Tienes razón, Alexxx, tengo mucha suerte. De verdad, me siento muy feliz por ello.

Freak, si abriéramos la mente como dice Paola y el corazón, yo creo que todos veríamos que tenemos más de un ángel con nosotros. Creo que la vida a veces se nos pasa tan rápido que no nos tomamos un respiro para entender eso que no podemos ver. Y bueee, tienes razón. Todo lo que se publica en este blog (a excepción de los sábados literarios) pasa en la vida real. Quizá alterado por nuestro punto de vista, pero pasa. Todas son historias verdaderas.

Gracias, Cinthya. Tienes razón. Justo no encontré esas palabras para explicarlo. Pero tú lo has dicho como nadie.

Angel Elías dijo...

Hey!!! yo tambien he tenido ese tipo de desapariciones.

jajaja Nancy, me llamo la atencion lo escrito