viernes, 29 de mayo de 2009

El hombre que veía venir la muerte III

Parece que las semanas sólo tienen tres días: viernes, domingo, lunes... y de nuevo es viernes...
Ay ¿por qué será que los días pasan tan rápido para mí? ¿Quién fue el que dijo que paren el mundo que me quiero bajar? ya me dio vértigo.
En fin. Es viernes de nuevo... ya saben... y para quienes no lo saben, en este blog se cuentan historias de espantos, aparecidos y fenómenos extraños los viernes.
Hoy, volvemos con la serie de mi papá, es decir, el hombre que ve venir la muerte.
Pues bien, esta historia sucedió hace alrededor de 40 años. Mis papás habían tenido a su sexta hija, Mónica.
Lamentablemente mi pequeña hermanita nació enferma, peritonitis o algo así, y sólo vivió unos 10 o 12 días. Casi desde sus primeros días, la niña tuvo que permanecer hospitalizada.
Una noche, mis papás ya se habían ido a dormir. Pero como a la media noche mi mamá despertó y se llevó tremendo susto al ver que en la habitación contigua a la suya, destinada a la pequeña recién nacida, había una figura etérea. Era como una imagen gaseosa que flotaba.
Mi mamá, con miedo, despertó a mi papá y le señaló el lugar.
Al verla, mi papá le dijo: Es mi mamá. Seguramente vino por la chiquitía.
Al día siguiente, mis papás fueron al hospital y les dieron la triste noticia de la muerte de mi hermanita.
Quisiera creer que realmente se fue en brazos de la abuelita que no conocimos. Que esa mujer tan especial y tan presente en nuestras vidas estuvo acompañándola en los últimos minutos de su efímera existencia.
Mi abuelita paterna ha sido varias veces quien en sueños, o en esta forma etérea, se le ha "presentado" a mi papá en la víspera de la muerte de un familiar. Ya les contaré en otra historia.

22 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

¡A tu papá le pasaban unas cosas! Entre familiares no suena tan horrible, pero debe ser bastante incómodo ver aparecer cada rato a la abuela.

Un beso y apapachos.

Isold dijo...

Hoy he leido la historia aunque sea de miedo,porque estoy acompañada.Si a mi me pasaran esas cosas que le pasan a tu padre, estaria aterrorizada.

Bueno Nancy, ya llegó el fin de semana,para poder relajarse una.

Besos.

Maru Luarca dijo...

Que historia tan hermosa Nancy. No sentí miedo, sino una enorme esperanza de que el día que nos vamos, nos escoltan quienes más amamos. Hasta se me saló la mejilla!
Linda, linda.

Lujo dijo...

Hola Nancy,
Ya sabes que este tipo de historias las leo a plena luz y si estoy preparada para ello.
Me ha impresionado tu historia. ¿¿Tu papá no tiene miedocuando le pasan estas cosas???
Siento lo que pasó....
Me llama la atención lo que comenta Maru sobre " la esperanza de que el día que nos vamos, nos escoltan quienes más amamos" ...Es algo en lo que pensaré. ;)
Abrazotes primaverales.
Buen fin de semana!

SETH dijo...

Ah pues si me viene a traer alguien que no conosco mejor ni salgo dijo alguien, no pues tu papa si que ha de tener un registro paranormal elevado, digo, por asi decirlo, esto me recordo la pelicula de City of Angels, bonita historia.

Luis FIGUEROA dijo...

Pa mí, estaba bueno....

"Premio Maria Amelia López Soliño" dijo...

Desde el blog en apoyo al “Premio Maria Amelia López Soliño” a la mejor bitácora escrita por una persona de la tercera edad, agradecemos tu cariñoso comentario de condolencia dejado en su blog y te animamos a estimular a tus mayores a seguir su ejemplo.

La mezcla de tristeza y humor de tu historia recuerda un poco a Isabel Allende. Que sigas contando muchas más!

Un saludo afectuoso.

Any dijo...

Ya te dije la otra vez que he escuchado varias de estas historias no? Yo, que soy recontra miedosa, me siento reconfortada con la idea de que en el último minuto alquien querido venga a buscarte para ayudarte a dejar este mundo. Debe ser toda una experiencia, por la que pasaremos todos por otra parte, asi que ya nos enteraremos...
apapachos querida Nancy

Josekont dijo...

Hola Nancy, solo historias de terror! uy que miedo!
jajaja

Saludos amiga!

el Kontra dijo...

coincido en que es una bonita historia, muy tierno saber que esta la presencia de la abuelita para estar con la nietecita

que tengas un feliz fin de semana maestrísima del paint, los apapachos y los premios

de paso, por tu dibujito ya sabrás porque duermo con las cortinas cerradas :)

ingenieriasimple.com/tarjetas dijo...

Es reconfortante pensar que el día que partiremos de este mundo venga alguien tan querido a acompañarnos para este último viaje.

Me imganio que tu papá habrá estado mas tranquilo al saber que su chiquita iba ha estar en los dulces brazos de su abuela.

Un abrazo para tí

Isold dijo...

Nancy, en mi blog he dejado dos premios,si te gustan tuyos son. Y tu haz con ellos lo que quieras.

Apapachos.

jordim dijo...

la familia puede ser algo tétrico..

Becca dijo...

muy triste...

cristal00k dijo...

Ojalá sea como explicas cuando llegue el momento de traspasar al otro lado del espejo amiga.
Un beso Nancy.

Balamgo dijo...

Mi abuela tenía la costumbre cuando yo era un niño, de contarme historias de aparecidos. Siempre me han gustado,pero también me han puesto los pelos de punta.
Saludos cariñosos.

Nancy dijo...

Hola Ale, te diré que afortunadamente no se me mueren los parientes a cada rato, así que mi papá no tiene que ver a su mamá o a quien sea con frecuencia. Pero cuando sucede, creo que no le incomoda. Es como si él estuviera tan consciente de que la vida es así.

Isold, nos parecemos mucho. Yo, como no creo ni dejo de creer, pues sólo pido (no sé a quién) que no se me vaya a aparecer. Así sea un ángel o lo que sea. Le digo que se quede como está para que no me aparezca porque no me quiero morir de miedo.

Maru, yo ya había olvidado esta historia, pero cuando murió mi tío Tino a finales de abril y mi papá soñó que su esposa lo venía a traer, recordé esta historia y un hermoso libro de tanatología que leí hace un par de años... ya les contaré.

Lujo, con esto del blog y lo que he contado de mi papá, le he trasladado esa pregunta que ya Freak me había hecho. ¿Qué siente, no le da miedo? ¿Qué cree que le pasa? Pero mi papá no dice nada. Me ve con sus ojos buenos, sonríe, se encoje de hombros y dice: "Nada". Creo que para él es de lo más normal del mundo. A veces sí lo he visto impresionado, pero luego de comentarlo, retoma su serenidad. Es un hombre lindo, encantador.

Nancy dijo...

Seth, siempre me río con eso que dices que mi papá ni te sueñe... y ahora esto de que no te irías con un extraño, jajajaj

Luisfi: para cualquiera, diría yo

Premio. Gracias por la visita y por el hermoso comentario. Me sentí súper. Pero bueee
Y me parece excelente iniciativa el premio con el nombre de María Amelia, a mí me encantaba su lucidez y su franqueza.

Any, siento igual que tú. Y me da cosa pensar que soy mortal. Ah, todavía no me acostumbro a la idea... si tan bien que se la pasa uno aquí. En fin...

Y bueeee, Josekont, esta no era de terror, pero sí extraña. Lo que siempre me he preguntado es ¿cómo supo mi papá que aquella figura que flotaba era su mamá? Pudo haber sido cualquier cosa.

Kontrita, a mí me encanta esta historia. Siento muchísima ternura cuando la cuento.

Leonel, mi papá tiene una fe impresionante. Creo que nunca ha tenido duda alguna de que su pequeña hijita se fue en brazos de una dulce abuela: su mamá.

Isold, mil gracias. Ya me daré una vuelta por allá y me los traigo para mi blog. Gracias amiguita.

Jordim, supongo que para el que la ve desde fuera puede parecer tétrico. Pero yo rescato la ternura en todo esto.

Cristal, justo eso es como lo imaginaba... como un espejo.

Balamgo, ¿cuentas esas anécdotas en tu blog? Ah, me encanta leerlas o escucharlas. Tengo que ir más seguido contigo.

Becca, es triste pero hermosa a la vez. ¿O lo digo porque quiero creer en mi abuelita?

norma dijo...

Sin duda era el ángel de tu hermanita. es una historia muy conmovedora. Por acá tenemos un escritor que cuenta de El angel de los niños, el autor es,( era pues hace poco falleció) Victor Sueiro, y las historias te hacen conmover.te mando un beso.

Lady dijo...

Nancy, tu historia me conmovió, sobre todo al saber que es verídica. A mí también me hizo acordar a Allende.
Concuerdo en que es una historia de esperanza, no de miedo. Saber que allá (como sea que lo llamemos si creemos en algo) vamos a encontrarnos con los que queremos y no están, es tranquilizador. Y digo "queremos" y no "quisimos" porque los que se fueron siguen estando siempre, a veces incluso con más fuerza que cuando estaban vivos.

Guatemalan Genes dijo...

Eso de paren el mundo que me quiero bajar me encanta, mi mama solia decirlo siempre de broma a mi se me quedo y muchas veces de verdad que me sale mas en serio que en broma.

Clau dijo...

uyyyyyyyy... q miedoo!=S