miércoles, 13 de mayo de 2009

Escuela de ángeles

Cuando era niña tenía una imaginación extraordinaria y vivía la vida como si me hubieran metido en una burbuja mágica. Todo me hacía soñar, todo me hacía pensar que vivíamos en un mundo lleno de cosas buenas.
En alguna ocasión leí o escuché o de alguna forma “aprendí” que esta tierra era una escuela para ángeles. Que los seres llegábamos aquí para aprender a ser mejores. Yo quería, pues, ser un ángel.
Sin embargo, cualquier ciudadano del mundo sabe que a veces esta tierra se parece a un club de malos, donde la maldad pareciera reinar.
Y bueeee, debo reconocer que también hubo un tiempo en que me costaba creer que pasaban cosas buenas en nuestras vidas. De hecho, en estos días me ha sido particularmente difícil creer que algún día el bien triunfe sobre el mal.
Sin embargo, al leer sus comentarios sobre el post anterior, decidí contarles algunas historias que ayudan a pensar (quisiera creerlo o al menos plantearlo así) que podemos ser mejores y convertirnos en lo más parecido a ángeles terrenales y saborear el dulce sabor que nos deja en el corazón cada buena acción del día.
Como ya muchos de ustedes saben, vivo cerquita del fin del mundo. No es la lejanía sino lo complicado de llegar a casa lo que me hace decirlo.
En fin. Antes de llegar a casa hay un tramo de terracería de alrededor de 1 Km.
En ese trayecto, cada vez que puedo, le doy “jalón” a alguien.
Una mañana soleada, encontré en el camino a una señora con su hijito, un niño de no más de 8 años. Se subieron al Súper Chevy felices de ahorrarse esa caminata bajo el sol.
Ya dentro del Chevy, aquella mujer me hizo un comentario muy especial.
-Gracias, usted es el ángel que nos mandó el Señor.
Antes de que yo dijera cualquier tontería, la mujer le dijo al niño
-¿Viste mi amor? Escucharon tus oraciones.
Y de nuevo se dirigió a mí para contarme cómo su hijito no quería salir de casa pues no quería caminar bajo el sol sobre el camino de tierra. Ella, entonces, le dijo que “orara para que el Señor le mandara un ángel”. El niño así lo hizo y casualmente yo pasé por su camino.
No me propuse ser un ángel, pero lo fui para él en ese momento.
Al escuchar la historia me sentí muy bien, pero con sentimientos encontrados pues no soy muy creyente y debo reconocer que antes me molestaba mucho cuando me hablaban del Señor.
Sé bien que no soy un ángel, pero qué bien me hizo sentir que el niño lo creyera así. Sé que este mundo necesita cirugía mayor, pero creo firmemente que todos podemos cambiar un poquito nuestro entorno con una sonrisa al día, con una buena acción que no nos quita nada, nos deja un gran gozo en el corazón y deja en quien apoyamos la sensación de que un mejor mundo es posible.

20 comentarios:

Nancy dijo...

Hola de nuevo. Sólo para decirles que no me las quiero llevar de buenita ni de santa, sino para invitarlos a compartir sus buenas acciones en momentos en que el mundo necesita de buenas vibras.

DIANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DIANA dijo...

Hola Nancy

creo que todos hemos sido ángeles para alguien sin proponernoslo..!

Fijate que acá por mi ciudad, hay una área muy especial que le llaman ZONA DEL SILENCIO, pues en toda esa área todo deja de funcionar; brujulas, radios, telefonos, etc etc...bueno, ojala pronto escriba ampliamente sobre eso, ahorita lo que te queria comentar es que unos kilometros antes de la desviación que lleva a esa zona mágica, hay un pueblo que se llama: FINISTERRE...!! o sea...el fin del mundo...!!
digo, por si no sabias que existe realmente el lugar..jeje

Abrazos querida ángel blogera...!!

Lujo dijo...

Hola Nancy,
Tu historia me ha hecho pensar...Comparto tu visión sobre este mundo en el que vivimos.
Debo de estar un poco "obtusa" o con la mente poco clara, pues no recuerdo una historia similar.
Algunas veces creo que pasan tantas cosas malas, que cuando pasa algo bonito y bello, (por ser chiquito), lo olvidamos.
Ais mi niña, creo que esta tarde no tengo el lado "comentarista" en buena forma ;P.
Sí que he pensado que "cuando se cierra una puerta, se abre una ventana". Algo así como que hay una caminito aunque se cierre otro.
Bups...creo que estoy quedando de pena ;P ;P
Abrazotes Primaverales desde el Mediterráneo para ti y TODA la family.

Freak dijo...

Diana: en Galicia, España, también hay un lugar llamado así.

Nancy: Qué bonita historia. Qué bonita la ilusión de un niño. Y es verdad, sin darnos cuenta a veces ayudamos a los demás.
Ayer rescatamos a un pobrecito gato perdido, muy cariñoso. Menos mal. Tampoco lo digo para hacerme la buenita. A veces va bien, otras no.
Felicidades, Nancy.

Angel Elías dijo...

Lindo post sobre los angeles, creo que de alguna manera todos somo angeles, porque somos el enviado extraños de la vida para alguien.
Bien dicen que en esta vida llegamos con alguien, por una razon, por una temporada o para toda la vida.

Los angeles existen... Eso piensa el angel elias.

Any dijo...

Todos podemos ser "angeles" cuando llegamos en el momento oportuno, en el momento en que nos necesitan. Me encantó esta historia, no recuerdo alguna ocasión especial en que haya sido "un angel" para alguien. Será que no la hubo :S ??
Ya solamente de ver tus dibujos se nota que sos una buena persona, yo lo siento asi
un beso mi querida Nancy

Patricia Cortez dijo...

Hola Nancy:
por mi profesión me han confundido con un ángel más veces de las que me hubiera gustado, pero también con un demonio que da malas noticias. de pronto te cuento unas historias que me pasaron por crédula y por confiar en la gente, pero no me fué mal, al contrario. siempre hay gente buena (también mala, lastimosamente)

CASANDRA dijo...

tus palabras me hacen que intente ser mejor. que en algun momento alguien pueda sentir que soy un angel. en ese momento seré yo la que me sienta felíz de que alguien me vea así... dar y recibir, y sobre toda dar aunque sea lo más pequeño, es la única esperanza que queda... me parece Como dicen : gota a gota se hacen los mares...
besotes- apapachos!!!

Pedro Alejandro dijo...

Fue un gusto leer este post. Hace bien saber que este mundo es como una escuela de ángeles. Es cierto q uno no quiere sobresalir demasiado pero si quiere estar conciente que sobresale para una persona. Pienso que es lo importante: Saber que las pequeñas acciones son valoradas por otras personas que ni conocemos hace que uno sienta q va bien por la vida.

Le Socialite

Esteban Dublín dijo...

Querida Nancy, en el blog respondí a tu inquietud ya que es lógico que no hayas entendido de qué hablaba.

Un beso enorme.

el Kontra dijo...

Excelente post y mensaje Nancy y cabal como decis es ahora que hacen falta estas buenas vibras. Abrazote!!!

Fernando Ramos dijo...

Bonita anécdota Nancy, hay muchas cosas que te suceden y no tienen explicación, es curioso.

Saludos

Nancy dijo...

Hola Diana, qué curioso eso que cuentas sobre el fin del mundo... jajaja, yo creí que era mi dirección. Aquí hay un lugar también en donde pasan cosas extrañas. Yo me perdí allí una vez y me dio miedito pues las cosas en lugar de rodar hacia abajo, lo hacían hacia arriba. Ya les contaré un día.

Lujo linda, tú eres un ángel todos los días, todo el tiempo. Siempre me alegras el día, me haces reír, de verdad que eres tan especial.

Freak, no me digas... ah, entonces el mundo tiene más de un final. Bueee, puedo ir pensando en ponerle un nombre parecido a mi calle. En cuanto al gatito, fuiste un ángel. Quizás no lo hayas visto así, pero la suerte del minino pudo haber sido otra sin tu intervención. Insisto, fuiste su ángel.

Ángel, tú eres la prueba de que los ángeles existen. Eres uno de ellos y no me refiero sólo a tu nombre.

Any, el sólo hecho de que veas algo bueno en mis dibujitos significa que eres alguien muy especial y buena. Porque en lo que ves reflejas lo que eres. :)

Doctora, sé muy bien de lo que hablas pues tengo una hermana médica. He leído muchas de tus historias y sé que has sido más que un ángel para muchas personas. Me gustaría que compartieras tus historias con nosotros. Nadie quiere pasar aquí por santo, pero siempre es lindo compartir esos momentos en que contagiamos o nos contagian de la magia de un buen acto.

Cas, tus palabras me convencen de que es lindo compartir estas experiencias. Tus palabras son contagiosas.


Pedro, gracias por tus palabras, ese es el propósito. Tenía miedo de no haberme expresado bien y que creyeran que quería "hecharme flores", pero estoy feliz de recibir tanta buena vibra. Gracias.

Esteban, en un ratito me paso para tu blog. Gracias por la explicación. A ver si ahora sí le atino. ;)

Queridísisimo Kontra, gracias a ti por tus palabras, de verdad qué linda recepción a mi post.

Fernando, gracias. Y si, me pasan muchas cosas especiales, muchas las he contado aquí, todavía tengo mucho en el tintero por contar. Otras me las quedaré para no escandalizarlos y que me crean loca. Quizás no sea tanto lo que me sucede como la forma como lo percibo. Siempre he sentido que la vida es una misión especial y por eso la trato de digerir así.

Gracias a todos por sus comentarios, por sus buenas vibras y por su compañía. ¿Saben? a veces la vida se me hace cuesta arriba, pero los leo aquí o en sus blogs y siempre encuentro material para nutrirme y para encontrar fuerzas y sonreír. Hoy fue uno de esos días. Apapachos y besos para todos.

Nancy dijo...

p.d
Perdón, qué horror. Quise decir "echarme flores". QUE HORROR

SETH dijo...

Y MI COMENTARIO??

Nancy dijo...

Seth, no encuentro tu comentario. ¿cuál?

Prado dijo...

un mundo mejor es posible, claro.
tú ya haces bastante por hacerlo así.

abrazos.

Isold dijo...

Yo creo que cuando ayudamos a solucionar un problema en cualquier situación o por lo menos lo intentamos en ese momento somos ángeles.

Besitos Nancy.

Nancy dijo...

Prado, voy a llorar... quisiera creerlo.

Isold, esa es la más clara conclusión. Cada buena acción, por pequeña que parezca, nos convierte en ángeles.