viernes, 11 de septiembre de 2009

El portón

Viernes de nuevo. Una cita más para reunirnos a contar historias insólitas de fenómenos inexplicables. Hoy tenemos como invitada a Maribel de Morales, quien no sólo tiene muchas historias familiares de sucesos extraños, sino que además los cuenta de una manera muy amena.

Los dejo con ella:

Es una historia cortita protagonizada para variar por mi tía y mi prima (la lavandera y la cocinera sonámbula). No sé que tenía este dúo, pero más de algo les pasaba, menos mal que ahora viven bien lejos una de la otra, porque sino seguirían contando sus historias de aparecidos y todo tipo de cosas extrañas.
Mi tío llegaba del trabajo religiosamente todos los días a las cuatro de la tarde y como tenía su llave, no necesitaba tocar el timbre para entrar en la casa.
Mi tía que era modista, se sentaba a la máquina de coser por las tardes a terminar las prendas que le habían encargado. Mi prima le acompañaba haciendo algo. El costurero estaba al extremo opuesto del portón, de pronto escucharon que la puerta del portón que daba a la calle se abría y luego se cerraba. Esperaron ver aparecer a mi tío que de seguro era el que venía, pero se quedaron burladas, pues nadie entró. Luego de un rato, dejaron lo que estaban haciendo y fueron a ver, la puerta seguía cerrada y no había nadie.
Muchas personas dicen que los sonidos se quedan atrapados en las casas y que se oyen regularmente después de los hechos. En lo personal pude escucharlos un par de veces y les digo que eran sonidos muy precisos: metían la llave en la chapa, abrían y cerraban la puerta y cuando íbamos a ver, solo estaba el vacío.

16 comentarios:

La Vivi dijo...

Yo soy de las que va a ver que pasa, pero siempre con miedito. Que miedo tener que vivir en una casa con tantos ruidos inexplicables. Por supuesto que mis hijos piensan que soy muy valiente.

CAS dijo...

A mi me impresionan tanto estas situaciones, que me parece que por eso me estoy volviendo, sorda, por si acaso.... Debe haber dos factores: uno la sugestión, otro la sensibilidad muy desarrollada para percibirlos. Pero insisto, yo soy muy sugestionable y miedosa.... así que de esto que sí me dicen que existe, mejor no presto atención. Al relato si, claro, y me encantó.
besotes.

Σɱ¥ dijo...

NANCY: Disculpa por entrar en tu casa sin llamar antes a tu puerta jajajaaa.

He leido el post que has puesto y me parece muy interesante el tema.

Como me siento identificada con el tema pues por eso me he atrevido entrar y comentarte,que a nosotros nos paso una cosa parecida pero no solamente lo escuchamos toda la familia, sino que la puerta la empujaban desde fuera, mirábamos por la mirilla y no había absolutamente nadie,
así hasta seis veces y siempre era por la noche sobre las dos o tres de la madrugada,tuvimos que llamar hasta a la policia,y al final pues lo tipico que no tenia explicación lo que estaba pasando con la puerta.

Un besi Emy

Nancy dijo...

Vivi, te entiendo, igual me pasa a mí. Creo que como mamás no nos puede detener el miedo pues primero están los hijos y uno se traga hasta el miedo con tal de cuidarlos.

Cas, haces bien... a ruidos necios, oídos sordos, jajaja, creo que deberíamos seguir tu ejemplo.

Emy, bienvenida. En esta casa la puerta está siempre abierta para que compartamos nuestras experiencias. Eso que nos cuentas es insólito... y da miedito.
Imagínate, haber llamado a la Policía, nos da idea de lo fuerte de la experiencia. ¿Pasaban otras cosas? Si tienes historias puedes contarlas aquí. Los viernes publicamos este tipo de anécdotas y nos daría mucho gusto tenerte como invitada.
Apapachos

Hola a todos. Hoy vi con mucha alegría que el blog Un Mundo Animal (http://huellasdecuatropatas.blogspot.com/) superó las 50 mil visitas. Esto me alegró mucho porque es un gran blog... Al mismo tiempo me puse triste porque mi contador de visitas es tan chiflado como yo. Estaba feliz de haber superado las 25 mil visitas y, hace dos días me di cuenta de que la cifra había bajado a once mil... snif ¿cómo o por qué sucede esto? Es la tercera vez que ocurre... a este paso nunca voy a tener una cifra confiable...
En fin... perdón por el desahogo. En cuanto al Mundo Animal, no dejen de visitarlo, se los recomiendo.
Feliz día

Any dijo...

Bueno yo adhiero a la propuesta e Cas de volverme sorda antes que andar escuchando esos ruidos!
Me encantan las historias de los viernes, para leerlas solamente claro, si me pasa algo asi me muero!
besos

LadyMarian dijo...

Ay! Qué miedo! Y si a eso le sumamos lo que contó Emy, que empujaban la puerta para abrirla, pues peor!!! Menos más que es de día. jaja!
Besos

Johan Bush Walls dijo...

De plano que estaban dormidas y ni se dieron cuenta.

Ya en serio, hay casas que tienen mayor resonancia que otras, a veces depende de si están medio vacías o medio llenas.

Por otro lado, si escuchan que una puerta se abre, hay que ir a ver no hubo otra que se cerró. Ya lo dice el dicho: "por cada puerta que se cierra, otras se abren".

Salú pue.

.:: DemonStar ::. dijo...

Que buena historia... la verdad no eres la única a la quele pasa ese tipo de cosas.

Por cierto,muy buena la recomendación del blog http://huellasdecuatropatas.blogspot.com

Mundo Animal. dijo...

() ()
( '.' )
(")_(")

HOLA NANCY MUY BONITA LA HISTORIA, TE DEJE UN REGALITO EN MI BLOG Y GRACIAS POR COMPARTIR EN MUNDO ANIMAL Y QUE DISFRUTES DEL FIN DE SEMANA

SALUDOSSSSSSSS CHRISTIANNN

Sonia. dijo...

a mi se me enchina la piel cuando escucho las cerraduras abrirse y el rechinar de las puertas... aunque haya quien lo haga, o cuando lo hago yo misma =0S es que ese sonidito...aayyy que feo es.

oye, que mala onda lo de tu contador, mira yo uso ESTE a ver si mejor te gustaria cambiar para evitar disgustos y desepciones. Es muy bueno, a mi me da resultado. nada mas que no te lo puedo presumir porque lo tengo oculto =0p, pero es muy confiable.

besitos nena, bonito finde!

Laury dijo...

Hola Nancy esta muy linda la historia que tengas un buen fin de semana
abrazos Lau.

Maribel de Morales dijo...

Me gustó mucho cómo te quedó el dibujito del costurero. Las caras de las muñequitas expresan bastante bien el miedo que han de haber sentido las verdaderas.
Un abrazo

Tamara dijo...

Uh! Qué feo! A mi me pasó lo de la gente que subía y bajaba la escalera en esa casa, pasan esas cosas, porque, eso si que no se jaja, volverse sordo es muy buena idea!!
Besitos!!

SETH dijo...

me pasa seguido Nancy, es mas, lo escucho en la casa de mi Novia, pero eso es por los inquilinos que tiene, pero una vez que fuimos de viaje a Ajcul, un lugar muy bello, escuche cabal que abrieron la puerta de la calle, entro alguien, caminaba por el garage y tadaaaa, no habia nadie, que meyo, pero bueno suele suceder

Lujo dijo...

Holaaaa
Felicidades a Maribel por el relato y a Nancy por su gran dibujo.
La verdad, yo soy de las que ni se mueven y se quedan donde están.
Ais,..., estas historias no las puedo leer de noche ;)
Abrazotes enormes para todos!

Javier Ortiz dijo...

Para alguien que no cree en la explicación que se da a estos sucesos (los sonidos se quedan atrapados en las casas y se oyen regularmente después de los hechos), ciertamente sería algo sobrenatural… En fin, la respuesta está en cada quien.

Muy buena esta historia citadina.

Saludos.