domingo, 13 de septiembre de 2009

Ojos bien cerrados

Cada vez que llega la fecha en que una de mis bebas cumple años, no puedo evitar remontarme (casi podría jurar que en cuerpo y alma) a ese día en el que las tuve por primera vez entre mis brazos.
Hace 19 años me convertí en mamá por primera vez. Fue un día de muchas emociones pues era un embarazo de alto riesgo. Había quedado embarazada justo un año después de la quimioterapia y podía haber riesgo de que efectos residuales en la sangre afectaran de alguna forma a mi beba, pero solo lo sabríamos hasta después del parto.
Los nervios me daban mucha batalla y la ansiedad me estaba matando.
Hubo algunas complicaciones en la operación pues perdí mucha sangre por problemas derivados de la quimioterapia (que no les puedo explicar porque creo que ni yo misma entendí).
Lo cierto es que cuando me entregaron a mi bebé, ya en la habitación, todos los dolores, miedos, ideas malas y similares desaparecieron para dejar que mi humanidad se llenara de hermosos sentimientos y de una emoción que se me escapaba en forma de lágrimas y sonrisas.
Como toda madre, destapé aquel “tamalito” para contarle los deditos de pies y manos y cerciorarme de que todo estuviera en su lugar.
A pesar de que esta operación era algo incómoda para la personita recién llegada, nada hacía que abriera sus ojitos. Llegó con los ojos bien cerrados y todo el tiempo que estuvo conmigo los mantuvo así. Y así pasaron dos días sin que yo pudiera vérselos. Entonces, el miedo empezó a apoderarse nuevamente de mí.
Cuando llegó el pediatra le hice saber mi preocupación por que mi bebé no abría los ojos.
Él trató de calmarme y me dijo que en cualquier momento los abriría. Yo le dije que no importaba si la despertaba pero que POR FAVOR hiciera que los abriera.
Entonces, la tomó en sus brazos y me dijo: “A esto se le conoce como el efecto de la muñeca”, mientras hacía a mi nena hacia abajo y luego hacia arriba. Pero cuando se suponía que debían abrirse los ojitos, más cerrados parecían.
Casi rompí en llanto. Pensé que mi nena no tenía ojos.
El doctor debe haberse reído de mí por dentro, pero mi miedo era auténtico.
Salimos del hospital al cuarto día y, finalmente, mi Mau abrió sus ojos.
Al fin pude respirar tranquila. Me había quitado un enorme peso de encima.
Hoy mi beba es, ante mis ojos, una hermosa joven llena de vida, de sueños y de alegría.
Siempre ha sido demasiado madura para su edad, demasiado crítica, demasiado perfeccionista y exigente (regañona), demasiado dulce… y mi brazo izquierdo (porque es zurda, jajaja).
Un poco mandona para mi gusto, pero es quien pone orden con el presupuesto y mesura en los gastos.
Comparto, pues, con ustedes esta felicidad que hoy me invade. Deseo tener la dicha de seguir festejando y recordando aquel 13 de septiembre muchos años más.

19 comentarios:

La Vivi dijo...

Esos ojitos... que lindos, y felicidades Nancy (madre por 19 anos), parece que apenas ayer supimos del milagro de tu embarazo. Y que felicidad han traido tus bebas a la familia. Paulita "FELIZ CUMPLEANOS" y que cumplas muchos mas. Besitos a las tres

Lujo dijo...

Hola Holaaaaaaa

A la chiquita del cumpleaños:
Bon aniversari!!...Per molts anys!! (="Feliz cumpleaños" y "Por muchos años" en catalán).
Seguro que hoy será un día lindo y lleno de cosas lindas.

Nancy, me ha emocionado mucho tu relato. Ay, ¡¡¡pero que ojazos tiene tu pequeñita!!. Son enormes, preciosos y llenos de misterio.

Sólo puedo felicitarte por la linda familia que tienes y el hogar tan fantástico que has creado.
Miles de abrazotes gigantescos y llenos de cariño para TODA la family

Muchas felicidades a la chica "del cumple" (=cumpleaños) ♥♥♥♥ y achuchones desde el Mediterráneo.

Anónimo dijo...

gracias mami por el post.! me encanto.. y gracias a mi tia Vivi y a Lujo por sus palabras tan bonitas y buenos deseos... :)

Sandra dijo...

Heyy felicidades a las dos, me encanto tu relato y les deseo una vida llena de felicidad a las dos, un abrazo y que comience la fiesta :).

Any dijo...

Feliz cumple para la "nena"! que hija tan grande y tan linda tenés, me imagino lo orgullosa que debés estar. Tenés una hermosa familia.
Me gustó mucho la historia de su nacimiento, y si claro, yo también me hubiera asustado porque no abría los ojitos, dormilona!
besos y apapachos para las dos
=D

Anónimo dijo...

haha en especial regañona y mandona
pero bueeeno asi la queremos en la casa.!
felices 19 paula!

Sonia. dijo...

no puedo imaginae que gran angustia viviste antes de que pudieras ver su bonita mirada... se dio desear, eh!, no lo puedes negar!

Felicidades a las dos... tienes unos grandes tesoros... ojala algundia pueda contarte una historia similar.

besitos!

LadyMarian dijo...

Tu relato me angustió y emocionó. Pensar que tenías miedo de que no abrieras lo ojos y ahora tienen unos ojazos impresionantes. Te felicito por tu hija!
Un beso grande para la del cumple y su mamá!!

SETH dijo...

holaaaa, a ella es a quien conoci, ah pues con mas razon, jajaja es del mes mas loco del año, dicen que son de febrero los locos, pero he comprobado que son de septiembre, me cayo bien tu hija, y si no es ella a quien conoci pues igual,

felicidades y pues me imagino como ha de ser papa, yo aun no ok, me faltan un par de años

DIANA dijo...

Querida Nancy...

Felicidades a ambas!, a ella por su cumple y tu por el valor que has reflejado y por como te he ido conociendo a traves de tus letras...

Ya ves que yo hablo tanto de mis hijas y te comprendo absolutamente en todo lo que dices, cada aniversario de ellas uno regresa al momento en que vimos a ese ser por primera vez... me has emocionadoooo!!...jeje

Besos sinceros...

yoly dijo...

Que momento de temor! Feliz cumpleaños para tu niña-mujer.
Que hermosa manera de contar la historia.
Besos

Ana Patricia dijo...

ayyyy qué bonito. Me emocioné mucho al leer lo que escribiste. En efecto, siempre he pensado que tus hijas son bonitas, inteligentes, maduras y sobre todo, grandes seres humanos, igual que su mamá.
un abrazo

Patty

el Kontra dijo...

Felicidades a las dos por ser tan lindas.

norma dijo...

Oh Nancy cuantos temores sufriste querida y como te ha compensado la vida con esa preciosa hija, te deseo muchas bendiciones y felicidades para la niña de tus ojos. Besos.

CASANDRA dijo...

Te he leído de un tirón, compartiendo esa emoción tan intensa. Hoy son recuerdos de momentos cargados de maravillosas realidades y temores absolutamente fundados como solemos tener las mamás... Me ha gustado muchísimo ver esta faceta tuya tan humana, tan intensa, tan entrañable!!! Gracias por compartir aquel y este momento. BESOTES SUPER CARIÑOSOS.

Guatemalan Genes dijo...

QUe bello GRACIAS por compartirlo!! Son increibles e inolvidable esos momentos en los que como bien describes toda tu humanidad es apoderada del sentimiento materno.

.:: DemonStar ::. dijo...

A pues muchas felicidades, un poco fuera de fecha, pero espero que la hayas pasado muy bien.

Felicidades por el blog, como siempre, no deja de sorprenderme.

Maru Luarca dijo...

Ay Nancy! Hasta me puse llorona recordando como yo también destapé a mis tamalitos para contar sus deditos y ver que me los entregaran completos. Como me maravillo aún de verme en sus ojos. Linda experiencia la de ser madre. Comparable con nada!
Un besote para ti!

cristal00k dijo...

Mis gemelas no caminaron hasta los 20 meses, como su hermano lo hizo a los 10, a mí me entró la manía de que algo les ocurría y estuve machacando al pediatra hasta que les hizo todo tipo de pruebas... Y en la primera radiografía, el radiólogo me comento: a este par no les pasa nada más que son un par de vagas de mucho cuidado! jeje! en menos de 15 días comenzaron a andar y hasta hoy!
Los miedos maternales son un clásico amiga ¿verdad?
Felicidades `para ambas, un poco atrasadas, pero de corazón.
Besos guapa!