viernes, 4 de septiembre de 2009

Una sombra perturbadora

Estoy muy consciente de que muchas de las cosas extrañas que nos suceden tienen una explicación científica. Sin embargo, el no conocer esta explicación siempre nos permite a los mortales comunes compartir con otros mortales hechos inquietantes que, de conocer su verdadero origen, dejarían de serlo, perderían su encanto. A mí me atrapan estas historias, aunque debo reconocer que siempre las creí ficción hasta que me empezaron a ocurrir en vivo y a todo color. De esto hace ya casi diez años.
Pues bien, hoy les voy a contar una serie de sucesos que se desencadenaron un día de esos que no quisiera recordar. Fue en el 2004 o 2005 cuando llegaron a trabajar a la oficina dos jovenes reporteros que prometían ser muy buenos periodistas. Sin embargo, aunque uno de ellos, Carlos, era bastante bueno para olfatear las noticias, muchas de sus actitudes y conductas reñían con la ética. Llegó a mentirme descaradamente y a engañar a otros editores. El día que descubrí que todo era una farsa y que nunca me había respetado como su jefa, fue un golpe muy duro para mí pues lo había recomendado para una plaza fija en otra sección.

Me vi obligada a despedirlo, pasé un mal día y por la noche caí devastada sobre la cama. Estaba frustrada, enojada con él y conmigo por no haber advertido la situación... en fin...

Esa noche casi no pude dormir, la cabeza me daba vueltas. Era la primera (y la única) vez en la vida que había tenido que despedir a alguien, y estaba muy afectada. De pronto, en la madrugada, cuando por fin el sueño ya me había vencido, algo me despertó... una sensación de frío y miedo. Abrí los ojos y empecé a incorporarme cuando de pronto vi pasar frente a mi puerta (que nunca cierro, por claustrofóbica) una figura "gaseosa" que flotaba a través del pasillo. Como no era la primera vez que la veía (ya lo conté en otra historia), no me asusté tanto. En cambio, la empecé a insultar. Me molestó el hecho de que me despertara y yo, que no suelo ser tan malhablada, le dije unas groserías muy feas para que se fuera. Y de hecho así fue, desapareció y yo pude seguir durmiendo.

Un par de días después fui a la celebración por la nueva casa de Claudita, una gran amiga, y allí estaban Lily (otra amiga, ex compañera de trabajo), su cuñada y otras dos mujeres. Yo le conté a Lily lo que me pasó y ella me dijo que se lo contara a su cuñada, quien sabe mucho sobre espíritus y esas cosas, así que conté mi historia a estas últimas cuatro mujeres. Estábamos sentadas en la sala de la nueva casa de Claudita.

La cuñada de Lily reprobó el hecho de que yo hubiera tratado mal a lo que sea que haya sido esa cosa flotante. Me dijo que son almas en pena y que hay que hablarles de buena manera para hacerles entender que este no es su mundo. Pero si las insulto puedo atraer energía negativa y eso haría que esos malos espíritus se quisieran adueñar de mi casa (o algo así). Lo cierto es que le dije que no creía en espíritus y fantasmas y esas cosas. Quizá todo era producto del estrés y de mi imaginación.

En ese momento, sin que hubiera viento, temblor de tierra o sin que alguien pasara por allí salieron disparados varios CD del mueble que se encontraba a mis espaldas. Volaron violentamente y cayeron al suelo.

¿Y eso qué cree que fue? me preguntó la cuñada de Lily...
Intenté dar alguna explicación pero todo sonaba muy tonto.
En tono de sentencia ella me dijo: Lo que pasa es que "ellos" vinieron con usted...

Tantos años después, la pregunta sobre qué fue todo eso sigue revoloteando en mi cabeza y yo aún no he encontrado la respuesta.

13 comentarios:

Nancy dijo...

Jajajaja, no me había dado cuenta de que había contado esta historia en el post que mencioné. Sin embargo, en mi defensa puedo decir que ahora hay un poco más de detalle... snif, qué tontita, voy a poner más cuidado.
Saluditos

Maribel de Morales dijo...

Tengo una familiar a la que le pasan ese tipo de cosas muy seguido, ella dice que aprendió a lidiar con eso y en lugar de agredirlos, mejor les habla y les dice que se retiren y le ha funcionado.
Y cuando a mí me sucede, la llamo y le digo en tono de chiste que deje de estarme enviando a sus espíritus.

Saludos,
P.D.¡Uy otra vez es viernes!

Sonia. dijo...

pues es que asi comoq eu de entrada hablarles bonito como que no es lo que se ocurre a primera instancia cuando te asusta alguien, no?

a mi las pocas veces que me ha pasado algo similar mira.. me volteo y trato de ignorarla... jaja que gran solucion, no?, si ya se, pero pues complicado a veces saber manejarlo.


no te preocupes si repetiste la historia.. jaja, asi quien nose habia enterado de la otra ya tuvo oportunida de leerla

besitos, bonito fin!

La Vivi dijo...

Supuestamente es a la llorona a la que hay que insultar, No? (jajaja).
Perdon, pero el consejo de mama me parece mejor Un Padre nuestro un Ave maria y te volves a dormir...(JIJIJI)

Tamara dijo...

bueno, a mi la verdad que las veces que me pasó solo atiné a correr y después a negar todo hecho sobrenatural como ya sabés jaja, pero mi madre decía y dice que lo mejor es pedir luz para la cosa esa y para uno y se van en paz, buee, que se yo, probá la próxima! O mejor que no haya próxima no? ;)
Qué lindos están todos en el didujo! (vos, la cosa esa, el gatuno, son tus hijas las de la foto?) Qué boquita eh!! jaja
Besos!!

DIANA dijo...

Querida...me encantan todas tus historias!...sabes? a mi Emo le enseñé tu blog y le ha gustado mucho =)
Te confieso que antes yo era muy miedosa, cualquier cosa me despertaba, me hacia tener pesadillas, etc. pero desde que tengo mi brujo personal tengo una vida mucho mas tranquila y las noches las puedo disfrutar para lo que son. Antes mi imaginación solo me causaba insomnio que horrible no poder dormir por estar imaginando cosas.

Una de las cosas que me aconsejó mi brujo es que a un lado de la habitación donde duermas, pongas un vaso de vidrio con agua, un poco mas de la mitad y en la mañana tirarlo en la calle, jardín, etc. tratando de hacer con el agua la señal de la cruz.

Besos!

Any dijo...

Bueno a mi nunca me pasó algo asi, y si me pasara no viviría para contarlo porque me muero del susto.
Admiro tu valentía sinceramente, a mi me dió miedito leyéndolo solamente.
Lo peor es que me encantan estas historias, soy recontra masoquista jajajaa
un beso, te mandé mail, espero tu respuesta

Maru Luarca dijo...

Mejor que la publiques de nuevo, que la anterior no la leí. Valiente para hablarle duro al fantasma...yo creo que me habría paralizado de miedo, con apenas los ojos saliendo de mis sábanas! Me han pasado cositas inexplicables (como una madrugada que claramente sentí cuando alguien se sentó en el borde de mi cama y no había nadie en mi habitación...) pero jamás he visto un cuerpo gaseoso. Lo más parecido fue ver al niño de mi historia, que segundos después no estaba. Apapachos Nancy!

LadyMarian dijo...

Hola Nancy!
Te veo muy familiarizada con los fantasmas, tanto que hasta te atrevés a putearlos. Yo en cambio hubiera empezado a los gritos hasta seguramente despertar a los vecinos... de la próxima cuadra!
Qué valiente!
Besos

Allek dijo...

pasaba a invitarte a mi caja!
un abrazo!!

Lujo dijo...

Hola Hola Nancy,
Admiro el valor que tienes. Yo en tu caso entro en estado de Shock.
La situación que viviste fue muy estresante y desagradable. Siendo como eres, es normal que te afectara emocionalmente....
Si después de tan mal rato se me aparece un fantasma,....no pararía de correr o gritar hasta no poder más.
Es una gran historia y me encanta...Además, la forma de transmitirlas siempre es distinta.
Miles de abrazotes gigantescos llenos de estrellas!!

paola guillen dijo...

Hasta escalofrios me dioo
a mi me paso algo igual respecto a a insultar a alguna presencia.

no sabia q era malo lo tomare en cuenta, para la proxima vez....

Los almas en pena, no son tan en pena, jejeje simplemente en la energia el alma en esencia que es lo que nos convertimos al dejar el cuerpo.

Nancy dijo...

Hola a todas y a Allek

No tengo mucho tiempo, así que les comento en general que estas cosas ya casi no me suceden. Mi vida ha tenido un giro hermoso y drástico desde hace algún tiempo. Siguen sucediendo cosas extrañas, pero siento que cuando de nuestro corazón se alejan la atristeza y los malos sentimientos, todo en nuestro alrededor cambia también.
Apapachos a granel