viernes, 23 de enero de 2009

Durmiendo con el enemigo

Hoy tendremos nuevamente a un invitado para compartir historias de miedo. Alexxx nos trajo algo realmente espeluznante, así que los dejo con él:
Esto ocurrió una noche, mi hermana acababa de entrar a la casa, creo que se había ido de parranda y yo como siempre aquí sentado frente a la computadora haciendo más de algo. Mi mamá dormía, su cuarto queda enfrente del cuarto donde tengo mi computadora.
Mis papás se separaron hace años, por lo tanto mi mamá duerme sola en su cuarto; pero esa noche dormía tranquilamente y de repente se medio despertó para cambiar de posición en la cama. Estaba de lado inclinada hacia su lado derecho, y quería dar vuelta para el otro lado cuando sintió que algo la detenía, a lo que sintió extraño porque ella duerme sola en la cama, entonces alargo la mano para ver que era, y cuando sintió toco una pierna peluda e inmediatamente volteó a ver, y vio que ¡"alguien" estaba acostado a la par suya! Vio que una pierna la tenía apoyada sobre su pie a modo de descanso. Mi mamá solo logro verle las piernas porque en ese momento le entró un pánico muy grande, tanto que se paralizó. Ella quería gritar o hablar, pero no podía, sentía que la garganta se le comprimía, no le salía la voz, se sentía inmóvil. Estaba aterrada, ella miraba a la puerta de mi cuarto y miraba luz por debajo de la puerta, eso quería decir que todavía estaba yo aquí, y ella quería hablarme y gritar pero no podía. En lo que volvió en sí lo único que se le ocurrió hacer fue rezar en su pensamiento, tratándose de proteger del "enemigo" que estaba a la par suya.
Ella es católica, rezó y rezó, no sabe por cuánto tiempo, pero al final el "tipo" se fue. Ella dice que era el diablo, no logró verle la cara pero creo que fue lo mejor, porque dicen que los rostros de estas "entidades" son desagradables y causan una gran impresión verlos. A la mañana siguiente nos narro la historia todavía un poco alterada. A mí se me puso la piel de gallina cuando nos contó. Las siguientes noches ni ella ni nosotros podíamos dormir tranquilos.

10 comentarios:

Manuel dijo...

"Ezpelunante". Yo tampoco he dormido desde que lo he leído.
Bueno yo he venido a comentarte nomás que te agradezco tu comentario en mi blog.

Gracias.

cristal00k dijo...

Pues me has recordado algo que me pasó de niña... Y aunque no me gusta recordarlo, quizás haga una entrada como terapia...
Y vaya malrollo el de tu madre...
XDD!!!
Besos preciosa. Me encanta como relatas.

JoseKont dijo...

Ufff que miedo!!

Pues les cuento a mi mama le ocurrio algo muy similar. Solo que la historia fue peor. En fin son cosas extrañas que suceden.

Alexxx dijo...

Te quedo buenisimo el dibujo.
Lo bueno es que ese "enenigo" no ha vuelto a aparecer

Nancy dijo...

Manuel, para mí ha sido muy interesante participar en esta maratón de historias. Un gusto leerte y bienvenido.

Cristal, estaré pendiente de la historia, siento una extraordinaria atracción por ese tipo de vivencias.

Hola, JoseKont, cuéntanos la historia, ya me dejaste picada.

Alex, qué bueno que te gustó el dibujito. ¿Viste tu foto en la mesita de noche? Qué bueno que el piernaspeludas no volvió a asustar a tu mamá. Gran relato.

SETH dijo...

digo, digo, digo, oigame no, eso si que esta feyo, oye Nancy crei que iba a ser mia la historia, jajajaja, no es que este celoso, igual le doy tiempo a alex y a quien quiera, pero crei que era yo, jejeje

Nancy dijo...

Seth, quise variar un poco. También mis historias están en la refri, pero me gusta democratizar el espacio. Ya viene tu turno. ;o)

SETH dijo...

jajajaja no tengas pena amiga, me gusta de todos modos la variedad de tu blog, feliz noche

Luisa Arellano dijo...

¡¡AAhhgggggg, qué miedo!

la verdad es que esta historia me ha puesto la carne de gallina. ufffff

Besitos

Duchessa di Lossi dijo...

Qué miedo :O jaaaa yo no podría dormir durante varios días si me pasara eso!!!, saluditos Nancy :)