sábado, 10 de enero de 2009

Un saludo del más allá

Queridos todos, como lo anuncié hace nueve días, hoy tenemos a un invitado especial, Aarón Lechuga, quien me cuenta que al leer las historias de los viernes en este blog se identificó con ellas pues ha estado en situaciones similares.
“La primera, y para ir en orden, fue cuando yo empecé una relación con una muchacha que vive cerca de mi casa, eso ya hace como 5 años, fue en diciembre del 2003. La casa de ella estaba dividida en cuatro: la casa de enfrente, donde vivía una tía y sus dos hijos; luego dos apartamentos a los lados, donde vivían otros tíos con sus familias; luego un patio, y al fondo la casita de ella, donde vivían sus papás, su hermana y ella. Cierto día, cuando llevábamos apenas unas semanas de ser novios, al pasar por la primera casa, vi a una señora canosa, parada en la esquina de la habitación. No puse mayor atención, debido a que como allí habían al menos 12 personas, creí que era una de sus tías. Continué pasando por la sala de la primer casa cuando me pregunté a mí mismo, jeje, Mí mismo, ¿quién es canoso en esta casa? Absolutamente nadie. Regresé la mirada a la esquina donde vi a la dama y ya no estaba. En ese momento se me bajó el azúcar, me puse pálido y no podía hablar, porque donde yo me encontraba parado, justo a la par mía estaba una fotografía de la difunta abuelita de mi ex, y era ella a quien yo había visto y ella me observaba. Mi ex novia, me preguntaba que qué había pasado y cuando le conté, me dijo, no tengas pena, mi abuelita te ha dado la bienvenida a la familia. Claro no fue la última vez que la volví a ver o que alguien la volviera a ver, pero no se me olvida la figura de la señora parada en la esquina de la habitación con una mirada fria".
Aarón Lechuga


NOTA
Por este medio les pido me disculpen por no haber cumplido con publicar esta historia ayer y por no publicarla hoy con su respectivo dibujito. El problema fue que no recordé que estaría fuera de la capital y no he tenido conexión sino hasta hoy. Mañana que llegue a casita publicaré el dibujito. Espero que Aarón también comprenda y me disculpe.

16 comentarios:

Alexxx dijo...

Que buena historia; ya decia yo que faltaba el tradicional dibujito.

Cristian Mejia dijo...

Esta me dio mechó, a mi nunca me ha pasado algo asi pero si se de alguno por alli que tiene una historia similar, de animas que vigilan a los vivos. Muy buena contribución. Saludos y que bueno q regresaste.

Antón Abad dijo...

¡¡Jo, primero me ablanda con el post de los Reyes Magos y luego me mete un susto con la abuela!!; es Ud. incorregible. Al señor lechuga le bajó el azúcar; a mí me hubiera bajado el chocalate...¿Una tacita?
Besos cielo.
PD: No se preocupe por el dibujo de la abuela, que después sueño.

Luisa Arellano dijo...

Pues a mí más que susto me ha producido ternura, esa aparición de la abuela dándo al Sr. Lechuga la bienvenida a su familia. Supongo que él debe sentirse muy orgulloso de que hasta la abuelita difunta le acepte :)

Venir a leer tus historias, Nancy, es entrar en un remanso de buenos sentimientos y sobre todo de buena gente.

Un besazo.

Vash dijo...

Yo que tu amigo hubiera preguntado si había una visita en casa.. le hubiera pedido que me presentara a toda la familia para asegurarme de que la viejita no era real.. jeje. Eso de compartir historias citadinas contigo para que las pongas en tu blog es una súper idea.
Un abrazo

SETH dijo...

Que tal Nancy, no tengas pena por lo del dibujito, y tambien te comprendo por no poner la historia el dia que era, muchas veces nuestros trabajos se hacen eternos y no nos dejan cumplir con nuestras obligaciones del blog, pero gracias por publicar mi historia, como te dije te las escribire en orden, y les dire si senti meyo, si me senti bien de que ella me diera la bienvenida, pero esperen las demas, y luego vere sus opiniones, saludos a todos y besos a Nancy, aios

Prado dijo...

buen viaje. prevéngase de espantos. saludos.

JoseKont dijo...

Jajaja, solo historias la mara, vaya que nunca me ha pasado algo así. Por cierto ahora que me acuerdo tengo una historia de espantos que me paso de pequeño. Te la enviare un día de estos Nandy. Saludos!

Pedro Alejandro dijo...

Muy bueno.. nada como un domingo a las 9 y solito en la sala para leer esa historia. Te agradezco por meterme ese miedo tan humano que siento al apagar la luz de mi sala y tener que subir 40 gradas a tientas. Algo exagerado pero cierto.

Feliz semana!

Le socialité

Abril dijo...

Dandole la bienvenida? aaaah que ganas!

Si me hubieran dado la bienvenida con cada novio que tuve..... aaaaaaaah no mejor no hago el recuento. jajajaja


Saludos amiguita.

el VERDE !!! dijo...

no hay como contar con el beneplácito de la familia... aunque ya hayan partido.

Un abrazote Nancy.

PROSÓDICA dijo...

ulugrun!! yo creo que en ese instante le hubiera dado la despedida si me hubiera tocado eso con un chavo... imaginate, luego si hay pleito de novios capaz que se aparece a darme la respectiva somatada jajajja.

buen anécdota nancy. Abrazotes

SETH dijo...

JAJAJA Que flaco me hiciste el el dibujito, jajaja, gracias, jajaja pues como dicen los demas, no crean que no tuve miedo, si me asuste, pero igual, pasaron cosas peores, otro dia, Nancy les contara

Johan Bush Walls dijo...

Pues si que está raro maestra, lo común es que uno le hable a las fotos, pero que las fotos hablen, pues que te diré.

Salú pue.

Luis FIGUEROA dijo...

Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy!!

cristal00k dijo...

mmmmmm no voy a mirar hacia atrás que ando sola en casa hoy. Hecho sobrenatural en si mismo... Que doy fe, que acostumbra a estar el lugar más concurrido que Copacabana.
Un abrazo Nancy.