miércoles, 14 de enero de 2009

¿Me regala permiso, seño?

Yo digo que el despiste es genético, se lleva en la sangre. Mi mamá tiene tantas historias de despistes, que me hace la competencia ¿o viceversa?
Juzguen ustedes:
Corrían los años 50 cuando mi mamá era toda una patojona de buen ver. Menudita y simpática. Un día, le tocó viajar de pie en la camioneta junto a un vendedor de chupetes, aquellos dulces de miel que venían en un palito y forrados con papel de cera. Como todo chupetero, aquél llevaba su mercancía en una tabla con orificios en los que ensartaban los chupetes, y esta tabla estaba clavada aun palo de madera.
Pues bien, el viaje transcurrió sin sobresaltos. De pronto, el señor de los chupetes le dijo a mi mamá:
-¿Me regala permiso, seño?
Mi mamá se le quedó viendo extrañada, pues él estaba más cerca de la puerta que ella, es decir, no necesitaba pedirle permiso para bajar.
Entonces el señor le dijo:
-Es que en la otra cuadra me bajo.
En ese momento ella entendió. Había viajado todo el camino agarrada del palo de los chupetes creyendo que era el tubo de la camioneta.
¡Plop!

15 comentarios:

el VERDE !!! dijo...

tengo un par de amigas con quienes no creerías ser tan despistada... tienen cada anécdota.

Alfredo Vicente dijo...

Esta corta y graciosa, definitivamente es genetico el despiste.
Aunque en mi caso, yo soy bien despistado, pero mi papa es lo opuesto. Mis hermanos tampoco lo son...

PROSÓDICA dijo...

jajaj definitivamente es génetico, te lo asegura una despistada. A mi me encantaban esos chupetes!!, me recuerdan a mi niñez y a las ferias y los circos.

Un gustazo habernos topado Nancy, ojalá se repita pero planificado y abrazotes.

Becca dijo...

yo soy asi de despistada, a veces me preocupo

Isold (Tamboni) dijo...

Esa historia es verídica?.
Ja,ja,ja el despiste estuvo muy gracioso

Isold (Tamboni) dijo...

Esa historia es verídica?.
Ja,ja,ja el despiste estuvo muy gracioso

Abril dijo...

Yo convivo, vivo con un despistado.... uy las cosas que me ha hecho!, pierde llaves, celular, etc. Lo que si no pierde es el amor por mi..... eso me gusta!

Saludos amiguita!

Luisa Arellano dijo...

Graciosísima la anécdota de tu madre. Y graciosísimo el señor de los chupetes con la ocurrencia para avisarla jajajaja


Muy divertida, me ha gustado.

Un beso.

Pedro Alejandro dijo...

Jajajaja por lo menos le avisó. En mis viajes de estudiante Universidad-Centro Histórico-Periférico-Casa era chistoso ver historias similares... hasta caidas. jajaja

el Kontra dijo...

Que se me hacé que no fue despiste sino que se le antojo uno de los chupetes, jajaja... que pena la del chupetero. Saludos.

Alexxx dijo...

jajaja que buena la historia, puros despistes, tu mama ya se queria llevar todos los chupetes!! jajaja
Saludos

SETH dijo...

lo que pasa es que queria u propia venta de chupetes,jejejeje no pues, yo tambien soy despistado, es mas un dia llegue tarde a la oficina porque perdi las llaves de la casa y como es costumbre todos cuando salimos hechamos llave, bueno eso era antes, ahora no tanto, pero esa vez encerrado en mi propia casa, jejeje menos mal no habia dejado las llaves afuera jeje

Cristian Mejia dijo...

Divertidisima anecdota, a mi se me va la onda tambien, a veces busco mis lentes y los tengo puestos, Plop! jajaja saludos y mi hipotesis es la misma: genetica.

Antón Abad dijo...

Muy bueno Nancy, y muy caballeroso el chupetero que no le cobró alquiler por el asidero. Creo que me preocuparía ver a su madre y a Ud. viajando en bus, no les perdería ojo, por si quisieran sonarse la nariz con mi sayo.

Josekont dijo...

Jajajaja!
En serio que lo de despistados ya lo tenemos de herencia los chapines!
Saludos amiga!