miércoles, 5 de noviembre de 2008

De zapatos (del origen de los chistes III)


Tal como lo prometí, hoy tenemos a una invitada especial: Patty. Aquí los dejo con esta historia, como dirían porái "pura verífica"


Hace muchos años, aproximadamente unos 35, vivía en Zacapa un zapatero famoso por dos cosas: porque no era muy cuerdo que se diga, y porque trabajaba zapatos al gusto del cliente: buenos, bonitos y baratos.
Pues resulta que el fulanito, tenía varios clientes, uno de ellos era mi papá. Ya le había fabricado algunos pares y mi papá quedaba satisfecho, hasta que un día….Llegó a recoger los zapatos y al medírselos le quedaban grandes, se los devolvió pues le dijo que se había equivocado, que sin duda eran de otro cliente.

El zapatero muy amable y todavía sonriendo como quien dice ¡qué buena onda soy! le dijo: “No don Luis, sí son los suyos”. No, insistió mi papá, aquí está la plantilla que me tomó y estos están más grandes. Ahhh, mire pues –le dijo de nuevo el fulanito- eso no lo hago con todos, sólo con mis mejore clientes, es que usted me cae bien y por eso le di ganancia a sus zapatos….
Patty Orellana

10 comentarios:

Lena dijo...

jajajajajajajajajajajajaja!

La viveza criolla!

Qué cómico!

Echo de menos ese sentido del humor!

besos, Nancy!

Edgarín dijo...

Lo chapín! te falto el gritito:

"arreglo zapatos... zapatos para componer!"

ay mi guate de antaño....

Abril dijo...

jajajajajajaja
Que buena historia!!!

Como siempre te llevas un 100!

el Kontra dijo...

Pilas pilas la mara. Felicitaciones a Patty y a ti Nancy también, esta vez por el gatito, que detalle. Baccieabbracci

Roberto dijo...

ajajaja yo me voy a conseguir un cocinero así, para que me de ganancia en el postre, que buena historia

Alexxx dijo...

jajajaja que buena
que asi fuera mi jefe, que me diera ganancia en mi sueldo!!! jajaja

Anónimo dijo...

Eso me recuerda al sastre de mi pueblo, en el Occidente del pais, antes de la feria patronal, le llevaban los cortes de tela para que les elaborara sus tacuches, este sr. bien pilas, cortaba las telas, y se tardaba una eternidad en finalizarlos, cuando llegaban los clientes a traer la ropa, les contestaba: Ya los tengo cortados, ahorita voy a la maquina, se pasaba la fiesta patronal, y los tacuches nunca estaban listos.....MaR

Abril dijo...

jajajajaja

Si, seria bueno que nos dieran ganancia en el sueldo.

Hoy si me rei. jajaja

Nancy dijo...

¿Verdad que está re simpática la historia? Gracias por los comentarios, saludos y felicitaciones, lac comparto con Patty, una gran contadora de historias, fuente inagotable de anécdotas de porái. Ojalá algún día a todos nos caiga un jefe tan buena onda como el zapatero.

Duchessa di Lossi dijo...

jajajajaja!, ante todo el ingenio del zapatero, muy bueno para tratar se zafarse del clavo!!