sábado, 1 de noviembre de 2008

¿A cuánto el masaje?


Una anécdota llama a otra y así podemos todos ir recordando situaciones similares propias y ajenas. Esta que les cuento hoy le ocurrió a una amiga hace muuuuuuchos años. Tantos que todavía existía el Diario El Gráfico en cuyas páginas de clasificados ya se anunciaban en aquellos tiempos las salas de masajes y otras cosas exóticas.

Resulta que uno de estos negocios estaba ubicado por la 12 avenida y 16 calle de la zona 1, y mi amiga vivía por el Barrio de Gerona, en la zona 1, en la 12 calle y 16 avenida.

Ella vivía con una prima y sus sobrinos, pero esa tarde estaba sola en la casa cuando llamaron a la puerta. Salió a ver quién era "y aparece un paisano (indigena) con una hoja de periodico en la mano" y le dijo:

-¿Cuánto cobrás?

Mi amiga, que se enoja fácilmente, le contestó:

- ¿De qué estás preguntando?

Entonces el hombre le dijo:

- "De esto que anunciás aquí", mostrándole la hoja del anuncio.

Le dio un poco de risa a ella, pero le respondió seria:

- Aquí no es

Y más o menos le dijo por donde quedaba la cosa.

El hombre se fue y ella se quedó riendo sola por un buen rato.

"Como vivía algo cerca de las 'señoritas de la línea', me molestaban algunas amistades preguntando que si en mis tiempos libres me dedicaba a ese negocio", comenta mi amiga.

8 comentarios:

Alfredo Vicente dijo...

Qué chistoso. No conozco gente que le haya pasado algo así, pero seguramente por esas casas de por ahí abundan las anécdotas así.

Recordando una anécdota que nada que ver, aunque a lo lejos tiene similaridades, es que en la casa que vivíamos antes, hubo una época que empezaron a llamar preguntando ´cómo iba la subasta de nuestros muebles. En ningún momento habíamos subastado nada, pero parece que alguien puso un anuncio y se equivocó al teclear el número de teléfono, por lo que nos estuvieron llamando durante dos meses con la misma historia. Tedioso, pero ahora chistoso.

Con esas anécdotas de teléfonos sí tengo varias por ahí para comentarlas algún día que postee algo sobre rollos telefónicos, saludos!!

Alexxx dijo...

me recuerda a un amigo, vivia cerca de un "putero" como les decimos, y cada vez iban a tocar a su puerta a pedir servicio, a tal punto que la familia no aguanto tanto y vendieron la casa y se fueron a vivir a otra parte.

Roberto dijo...

Creo que todos los que viven cerca de esos lugares tienen historias como la de tu amiga y lo que cuenta Alexxx. Mi hermana también vive por Gerona y las bromas de los amigos suelen ser iguales: que si hace horas extra, etc.
Por otra parte ya en la casa vivimos una situacion parecida a la de Alfredo. A nosotros nos llamaban preguntando por el precio de los cachorros.

Leon dijo...

Me recordaste a una amiga. Se mudaron a una casa cerca de Guatemármol y notaron que tocaban con insistencia viernes y sábados. Porque había sido putero y todas eran mujeres en esa familia. También huyeron de la casa. Otro caso fue el de un amigo, le insistía a la novia que usara corto, pero frente a la casa de ella había un putero y la vivían confundiendo con una de las señoritas. Sólo salía a la calle con escafandra puesta.

Luis FIGUEROA dijo...

jajaja, un amigo vive al lado de un Barra Show; y a sus hijas, quinceañeras, les han chiflado cuando bajan de un carro y van para su casa.

el Kontra dijo...

Yo crecí en la hoy conocida Zona Viva y a mi jaus llegaron con lo mismo a ver cuanto costaba el servicio, pues la dirección también se confundía, pero luego tuvimos a la vecindad al principal distribuidor de drogas para los discos y bares y también se confundía la mara. Con vecinos así nos tuvimos que mudar también. Saludos

Nancy dijo...

Jajajaja, qué cosa tan curiosa, esta vez soy la única que no tiene una historia parecida. Aunque, como recordarán quienes la leyeron, no me escapé de que me confundieran con una zorrita, aunque sea virtual.
;)

p.d.
Alex y León, que bueno tener sus comentarios. Gracias.

Nancy dijo...

p.d.
Es decir, es bueno tener los comentarios de todos, pero la postdata anterior era mi forma de dar la bienvenida a Alexxx y a León